El jugador brasileño del Botafogo, Andre Luiz, protagonizó la anécdota en la Copa Sudamericana al arrebatarle la tarjeta amarilla al colegiado que arbitraba el encuentro entre su equipo y el Estudiantes argentino.

Luiz, molesto con el colegiado, decidió protestar por ser amonestado y acto seguido, tras indagarle al árbitro, éste le mostró la roja directa.

El curioso hecho ocurrió en el Estadio Joao Havelange en Río de Janeiro.