Billy Monger, el niño que conduce sin piernas en la Fórmula 3, y otros 'milagros' en el deporte

  • Un año después de un accidente por el que le amputaron las dos piernas, este joven se sube a un podio de la F3.
  • Como él, otros deportistas han roto barreras a lo largo de la historia.
  • OPINIÓN : Carta a Billy Monger.
Billy Monger, junto al monoplaza.
Billy Monger, junto al monoplaza.
TWITTER BILLY MONGER

Con tan solo 18 años, el piloto británico Billy Monger está en boca de todos.

¿El motivo? Hace apenas un año, al joven le cambió la vida tras un fatal accidente en una prueba de Fórmula 4 en el circuito de Donington Park. Como consecuencia, le tuvieron que amputar ambas piernas.

Ahora, Monger acaba de protagonizar un pequeño milagro, subirse a un monoplaza -adaptado- en una carrera de Fórmula 3. Y no solo ha podido realizar el sueño de volver a pilotar sino que se ha subido al podio en la primera carrera que lo ha hecho, en la F3 Británica el pasado fin de semana.

"Tengo una sensación un poco surrealista. Para mí resulta ya casi increíble estar de vuelta. Solo quería salir a correr y demostrar que podía ser competitivo... ¡a quien hubieran dicho que estaría en el podio en esta primera carrera increíble le habría dicho que me estaba mintiendo", dijo el piloto.

Su caso no por milagroso es único. Como él, otros deportistas han roto barreras a lo largo de la historia.

La historia de superación de Shaquem Griffin asombra a la NFL. A sus 22 años, este joven de Florida está a punto de convertirse en jugador de la NFL con una sóla mano.

La canadiense Lindsay Hilton, a pesar de no tener brazos ni piernas, no dejó de jugar al rugby como una más. Su esfuerzo obtuvo su recompensa y en 2012 recibió el premio al "Espíritu del Rugby".

El español Isidre Esteve también se ha superado a sí mismo. En 2007 una caída en el Bajo Amazona le impidió volver a caminar. Pero el piloto no ha cejado en su empeño y ya lleva disputados dos rallys Dakar.

La piloto española María de Villota, tristemente fallecida, dio también una lección de vida, coraje y superación. Ella no pudo volver a practicar su deporte después de sufrir un accidente en el que perdió un ojo, pero su reacción ante la adversidad hasta el día de su muerte la convirtió en un ejemplo a seguir.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento