Alemayehu Bezabeh
Alemayehu Bezabeh celebra el triunfo en una carrera. EFE

Alemayehu Bezabeh, plusmarquista español de 5.000 metros que ha sido suspendido dos años por una infracción muy grave de dopaje, se propone "regresar a las pistas para demostrar que no necesita ayudas para ser uno de los mejores de Europa", según fuentes cercanas al corredor de origen etíope.

"La sanción le ha dejado desolado porque no acierta a comprender por qué le han impuesto un castigo tan duro e injusto, pero piensa volver al atletismo. Tiene, ante todo, una motivación: demostrarle a su hija (Amen), que es española, que puede sentirse orgullosa de su padre", indicaron las mismas fuentes.

Bezabeh, absuelto en primera instancia por el Comité de Competición de la Federación Española, fue castigado, el pasado día 10, con dos años de inhabilitación y multa de 3.001 euros por el Comité Español de Disciplina Deportiva, que estimó en parte el recurso presentado por el Consejo Superior de Deportes.

La resolución del CEDD consideraba que "el atleta participó activamente en la puesta en práctica de un método de dopaje sanguíneo que se encuentra prohibido expresamente" cuando, el 9 de diciembre pasado, fue detenido, en la Operación Galgo, junto con su entrenador, Manuel Pascua, cuando al parecer se disponía a someterse a una autotransfusión sanguínea en El Escorial (Madrid).

En el plano jurídico, Bezabeh aún no sabe si recurrirá a la justicia ordinaria. "Habrá que examinar a fondo el expediente por medio de un experto y a partir de ahí tomar una decisión porque se trata de un proceso caro y en su actual situación no le sobran medios para defenderse. En este momento, no ha lugar", afirmaron.

En Etiopía, con los ahorrillos que tiene, puede vivir mal que bien

Bezabeh se encuentra en Adis Abeba desde diciembre pasado y tenía previsto regresar en junio a España para participar en la temporada al aire libre, "pero nunca se esperaba esto y tendrá que adaptarse a las nuevas circunstancias". "Él vivía de esto. El atletismo es su vida, y ahora mismo no puede sobrevivir en España. En Etiopía, con los ahorrillos que tiene, puede vivir mal que bien -se está construyendo una casa-, pero aquí, sin ninguna ayuda, sería imposible".

Bezabeh no ha vuelto a competir desde aquél 9 de diciembre, de ahí que entienda que ya lleva cumplidos seis meses y que podrá volver a las pistas en año y medio "con una sola motivación: demostrar a todos que no necesita ayudas para ser uno de los mejores de Europa".

"Nunca llegó a hacerse ninguna autotransfusión (la Guardia Civil le detuvo cuando supuestamente se disponía a hacerlo) y colaboró con la Federación Española y con todas las autoridades. Por eso no comprende una sanción tan dura. Además, no recordamos ningún precedente de una multa semejante ", dijeron las mismas fuentes.

Según éstas, Bezabeh comentó, al conocer la sanción: "voy a luchar para que mi hija, que es española, se sienta orgullosa de su padre, que ha sido víctima de una injusticia".