David Beckham
El milanista David Beckham realiza el calentamiento antes de enfrentarse a los Rangers en Glasgow (Escocia). REUTERS

Empezó como un tonteo, y la relación está ya a punto de formalizarse. David Beckham, que realizó un parón en su carrera en la liga estadounidense de fútbol para vivir una experiencia en el Milan, está a punto de quedarse en Italia.

El primer ministro del país y presidente del Milan, Silvio Berlusconi, se ha enamorado de su juego y le considera vital para la plantilla de su equipo. Además, quiere satisfacer los deseos del medio inglés de quedarse en el conjunto rossonero y el lunes enviará al director de organización del Milan, Umberto Gandini, a cerrar el martes un acuerdo con Los Angeles Galaxy.

El preacuerdo, que se formalizará el martes, ronda los cuatro millones de euros y aseguraría la continuidad del inglés hasta junio de 2009 o, incluso, 2010. Por pedir, que no quede.

Los Galaxy no quieren que les tomen el pelo

Por otro lado, Los Ángeles Galaxy han hablado con la Gazzetta dello Sport, y piden al Milan que deje de tomarle el pelo y plantee una oferta "verdadera" por David Beckham si quieren al inglés. "Para nada (estamos cerca del acuerdo sobre Beckham). El Milan hace dos semanas nos ha hecho una oferta ridícula, a la que he dicho que no segundos después", dice Tim Leiweke, presidente de la AEG, empresa que controla Los Ángeles Galaxy.

"Con esa cifra (3 millones de dólares) el Galaxy no cubre ni siquiera el daño derivado de la falta de venta de camisetas. Después nadie se ha hecho escuchar. Y no hay reuniones previstas", añade.

Leiweke reprocha al club italiano que después de hacer esa oferta ningún portavoz del Milan se haya dirigido a ellos para reconsiderar la situación del inglés, sino que por el contrario han ido a hablar con responsables de la Liga estadounidense y con los representantes de Beckham. Según él, el cierre del acuerdo no está cerca.

No estoy dispuesto a dejarme tomar el pelo

"No entienden que detrás de esta historia hay aficionados que amenazan con renunciar a su abono, televisiones que deben programar los partidos, patrocinadores que pretenden resarcimientos y equipos contrarios que tienen el derecho a saber si el Galaxy jugará en su estadio con o sin Beckham", apunta el empresario, quien habla de no "olvidar que el mercado para nosotros ya está cerrado. Si David no vuelve, ¿con quién lo reemplazamos? Si el Milán está tan dispuesto a retenerlo, ¿por qué no muestra más empeño? ¿Creen que así nos contentaremos con menos dinero? Se equivocan", sentencia.

Leiweke asegura que poco cambia el hecho de que Umberto Gandini, director de organización del Milán, viaje la próxima semana a California para intentar retomar las conversaciones por Beckham si el Milan no hace una oferta "verdadera".

"David es amigo mío y me ha pedido que escuche lo que me propone el Milan. He dicho que sí porque le aprecio. Pero no estoy dispuesto a dejarme tomar el pelo y por ello el 9 de marzo Beckham estará en Los Ángeles y trabajará con la misma seriedad y disposición de antes", agrega.