Eto'o
Eto'o, ante el Villarreal (Reuters).

El Barcelona está a ocho puntos del Real Madrid en la Liga y lo que es peor, da la sensación de haber tirado la toalla en la lucha por el título doméstico.

Tras la derrota del domingo ante el Villarreal, tanto afición como medios de comunicación de la ciudad condal han cargado las tintas contra Henry y, sorprendentemente, Samuel Eto'o.

A Rijkaard y a Ronaldinho ya los dan por imposible, por lo que las criticas se centran en el camerunés, al que califican como "desquiciado". Se dice de él que apenas aporta nada y que no está siendo el revulsivo goleador que se esperaba tras su vuelta de la Copa de África.

De Henry, el Mundo Deportivo dice que "jugó con una intensidad impropia de un partido de alto nivel. Ni por arriba, ni por abajo, ni al pie, ni al hueco. Una hora de nada de nada".

Además, el pesimismo culé se nota en el aforo que registró el Camp Nou en el importante partido ante el Villarreal: apenas media entrada.

Ante el desazón, Abidal dejó una perla sorprendente: "Aquí cada uno se prepara como quiere".