Lionel Messi
Messi celebra uno de sus goles ante el Madrid. (Efe) Efe

Ocurre que cuando el fútbol se olvida de la táctica y se convierte en una lucha de coraje, garra y corazón; que como dos boxeadores que se tienen ganas, ambos equipos se olvidan de levantar sus guardias y se vuelcan en un intercambio de golpes intentando noquear cuanto antes a su rival sin importar cuantos golpes reciban a cambio.

Esto fue lo les ocurrió a Barcelona y Real Madrid en el camp Nou durante la mejor primera parte que se recuerda en un clásico durante décadas. El empate a tres final del marcador refleja gran parte de lo sucedido en una una noche que pasará a la historia como la de la coronación de Lionel Messi.

Un inicio de locura

El partido comenzó sin respiro, con un fútbol vertical, mucho ritmo, unas defensas inxistentes y sin apenas control en el centro del campo. A los cuatro minutos Van Nistelrooy demostró su eficacia goleadora lejos del Bernabéu al aprovechar un fallo en el despeje de Thuram.

El empate llegó tras una perfecta conexión entre Eto'o y Messi, que se convirtió en una auténtica pesadilla para el canterano Torres. El argentino ganó la espalda al lateral y cruzó el esférico lejos del alcance de Casillas para equilibrar el marcador en el minuto 11.

Pero cuando mejor pintaban las cosas para los locales, un minuto después del empate, Oleguer cometía un dudoso penalti sobre Guti, veía la primera amarilla y Van Nistelrooy volvía a poner a su equipo por delante (1-2) en un impensable arranque.

Capello debía estar frotándose los ojos: ¡Dos goles en trece minutos! Los blancos no marcaban dos goles desde el encuantro ante la Real Sociedad (jornada 22) y con anterioridad frente al athletic de Bilbao (jornada 13).

Recital azulgrana

El gol despertó la mejor versión del tridente Ronaldinho-Eto'o-Messi, e Iniesta y Xavi comenzaron a tomar la manija del juego. Los azulgrana eran muy superiores y el Madrid se encomendaba a un Casillas que ya había sacado dos mano a mano al camerunés y al argentino.

Entonces apareció la magia de Ronaldinho para romper la endeble defensa madridista y plantarse ante el meta de Móstoles, que aunque desbarató el disparo del brasileño, nada pudo hacer ante el rechace que un Messi, muy atento, aprovechó para equilibrar el partido (2-2) en el minuto 28.

Oleguer se 'cargo' el espectáculo

Desde ese momento y hasta el final del primer tiempo, poco antes de que Oleguer quisiera convertirse en protagonista en el tiempo de descuento al ver la segunda amarilla por una entrada fuera de lugar, tiempo y sentido a Gago; los azulgrana mostraron su mejor fútbol y acumularon tres buenas ocasiones para desequilibrar el partido.

En la reanudación, los de Capello no se fueron a por el partido y permanecieron ordenados intentando matar al rival en una contra. Las líneas del Barcelona estaban rotas, pero los delanteros se empeñaron en que el protagonismo cambiase de arquero y Valdés se erigió en el salvador de los azulgrana al impedir en tres ocasiones que el ariete holandés firmase un hat trick.

El gol tenía que llegar y lo hizo a balón parado. Guti botó una falta desde la banda derecha y Sergio Ramos peinaba el balón para subir el 2-3 al marcador. El andaluz lo celebró como si de la final de la Champions se tratase.

El que perdona lo paga

Pero el Barcelona no se descompusó y un disparo de Márquez, ante el que respondió Casillas con otra gran intervención, metía el miedo en el cuerpo a los de Capello.

Los últimos quince minutos fueron un asedio continuo de los azulgrana ante un Madrid que no era capaz de dar cuatro pases seguidos. En el minuto 91, Ronaldinho conectó con Messi, quien firmó la jugada del partido y puso el broche de oro al clásico del siglo.

El argentino recibió en la frontal, regateó a Helguera, superó a Sergio Ramós y batió a Casillas de un tremendo zurdazo para convertirse en el héroe de la noche. Fue el 3-3, un resultado que, visto el desarrollo, del partido tiene más valor para los azulgrana que para el Real Madrid.

FICHA TÉCNICA:

3 - FC Barcelona: Valdés; Oleguer, Puyol, Thuram, Márquez (Gudjohnsen, m.81), Deco (Belletti, m.71), Xavi, Iniesta, Messi, Ronaldinho y Eto'o (Sylvinho, m.46).

3 - Real Madrid: Casillas; Salgado, Sergio Ramos, Helguera, Torres, Gago, Diarra, Raúl (Robinho, m.61), Guti (de la Red, m.82), Higuaín y Ruud Van Nistelrooy.

Goles: 0-1, m.5: van Nistelrooy. 1-1, m.11: Messi. 1-2, m.13: van Nistelrooy, de penalti. 2-2, m.28: Messi. 2-3, m.73: Sergio Ramos. 3-3, m.90+1: Messi.

Árbitro: Undiano Mallenco (Navarro). Mostró cartulina amarilla a Oleguer (m.13), Ramos (m.21), Márquez (m.29), van Nistelrooy (m.44), Xavi (m.45+2), Deco (m.51), Diarra (m.66), Michel Salgado (m.71), Gago (m.90+2). Expulsó por doble amonestación a Oleguer (m.45).

Encuesta

¿Quién sale más reforzado tras el clásico Liga?

Barcelona
47,29 % (976 votos)
Real Madrid
52,71 % (1088 votos)