Griezmann
Griezmann celebra su primer gol con el Barça en LaLiga. EFE

El Camp Nou ya ovaciona a Antoine Griezmann. El francés, recibido este verano con recelo por parte de la afición azulgrana, brilló en la goleada del FC Barcelona ante el Real Betis, primera victoria azulgrana en LaLiga. Las ausencias de Messi, Dembélé y Luis Suárez obligaron a Ernesto Valverde a formar un tridente inédito y que difícilmente se volverá a ver, integrado por Carles Pérez y Rafinha acompañando al francés. Superaron la prueba.

El Barça comenzó bien, combinando con alegría y Rafinha muy activo, como en los minutos que disputó ante el Athletic en la jornada 1. El Betis no parecía demasiado cómodo, pero soltó el primer zarpazo. Al cuarto de hora, Busquets regaló un balón a Canales, que lanzó la contra para Loren. El delantero sirvió para Fekir, que batió a Ter Stegen con un zurdazo cruzado.

Al Barça le costó reaccionar. Hasta el empate, poco antes del descanso, apenas dispuso de una ocasión por medio de Rafinha, cuyo remate salvó Sidnei con la rodilla. En el 41, Sergi Roberto sacó un gran pase con el exterior y Griezmann irrumpió en territorio del ‘9’, lanzándose con todo para rematar con la espinilla a la red.

Tras el descanso, Griezmann completó la remontada con un gol de crack: un zurdazo con rosca que entró pegado al palo de Dani Martín, nada entonado en toda la noche. Acto seguido, Carles Pérez completó su buen partido con el 3-1. El joven se unió a la fiesta con un control que fue medio gol. El otro medio fue un sencillo pase a la red. El Betis se venía abajo por momentos. Jordi Alba hizo el 4-1 a pase de Busquets, con pausa y sangre fría en la definición.

Con el partido zanjado, hubo tiempo para que Valverde hiciera debutar al jovencísimo Fati, de 16 años. Justo antes, Arturo Vidal había firmado el 5-1 con un soberbio disparo. Justo después, Loren hizo el 5-2 con otro trallazo no menos espléndido.