Boixos Nois
Imágenes violentas en el fútbol y el escudo de los 'Boixos Nois'. (Archivo) Archivo

El pasado sábado se conoció la brutal paliza que varios futbolistas del equipo Bada Bing, supuestamente miembros del grupo ultra ilegalizado del Barça Boixos Nois, propinaron a siete jugadores, al presidente, al secretario técnico y a la delegada del Rosario Central, club formado por argentinos, uruguayos, paraguayos, bolivianos, ecuatorianos, marroquíes y españoles, durante el partido que les enfrentó.

Al herido más grave no le mataron porque tiene la cabeza muy dura

Ayer, 20 minutos supo que esta agresión no es puntual y que el grupo 17 de la Tercera Regional Catalana vive aterrorizado por un club expulsado en 2006 cuando se llamaba Lope de Vega, pero que ha vuelto a jugar, simplemente, cambiando de nombre.

«Estamos acostumbrados a que nos llamen ‘sudacas' o a que nos digan ‘vete a tu puto país'. Son cosas del fútbol hasta que ves que te amenazan de muerte y que van a cumplirlo. Fue un ataque racista», comenta Ernesto Sukerman, presidente del Rosario.

Fue un ataque racista

Según cuenta Ernesto, «14 ó 15 jugadores, más unos 30 espectadores, con aspecto skinhead, nos pegaron hasta que se cansaron. Al herido más grave -pasó la noche en el hospital con un fisura en una costilla y la oreja derecha casi desprendida- no le mataron porque tiene la cabeza muy dura. Lo peor es que volvieron al vestuario tranquilamente, se ducharon y se fueron».

«Inacción policial»

No hay fotos del suceso porque a la delegada y secretaria del Rosario, Laura Rodríguez, que estaba tomando imágenes, «le pegaron con un palo en la cabeza y le quitaron la tarjeta de memoria». Ernesto recuerda que él pudo avisar a los Mossos d'Esquadra, tras esconderse de los golpes. Estos no se presentaron hasta la segunda llamada y antes acudió la Guardia Urbana de Barcelona. El presidente acusa a la policía autonómica catalana de «inacción».

Somos personas casadas y con hijos y esta gente sabe cómo localizarte

La respuesta oficial de los Mossos es que «la Federación Catalana no les avisó del riesgo de este partido. Sí del que disputará el Bada Bing y el Montsant de la Peira el próximo día 21». La Guardia Urbana declara que «cuando llegamos, los heridos estaban heridos y los supuestos agresores, en actitud pacífica».

Ernesto afirma que la Federación ha pecado de «pasividad y complicidad porque este equipo tiene ya tiene cuatro partidos suspendidos». Otros clubes afectados piden que no se les cite «por miedo. Somos personas casadas y con hijos y esa gente sabe cómo localizarte».

La Comisión Antiviolencia propuso ayer la expulsión del Bada Bing.

Boixos Nois: "No tenemos equipo"

20 minutos se puso en contacto con los Boixos Nois, quienes contestaron que no tenían ninguna respuesta oficial. Nos remitieron a su web, en la que se podía leer: «No tenemos ningún equipo de fútbol jugando en la liga de Tercera Regional». También llamamos al teléfono de contacto del Bada Bing, pero se encontraba, permanentemente, «apagado o fuera de cobertura».