Rugby y autobús
Los jugadores del Perpignan, empujando su autobús, que se había quedado parado en la autovía. INSTAGRAM JENS TORFS

Si un autobús se queda parado en la autovía, tener a bordo a un equipo de rugby puede ser un alivio. Es lo que debió de pensar el chófer que transportaba al USA Perpignan, equipo de la segunda división francesa, cuando el vehículo se estropeó.

Los jugadores decidieron bajar, en plena autovía entre Toulouse y Burdeos, para empujar el enorme vehículo. Acostumbrados a las melés, para los chicos del Perpignan fue coser y cantar empujar el bus hasta que el chófer lo pudio volver a poner en marcha.

El belga Jens Torfs, uno de los jugadores, grabó la hazaña con su móvil y la subió a Instagram.