El Real Madrid redondeó su clasificación para la final de la Copa del Rey, donde se enfrentará al ganador de la eliminatoria entre el Barcelona y la Real Sociedad (con los culés por delante), al derrotar al Atlético gracias a dos goles de penalti en el primer cuarto de hora firmados por Cristiano Ronaldo. Una transición copera de un derbi a un clásico. Y el Madrid que sigue sin perder en el Calderón desde 1999. Catorce derbis sin perder en el Manzanares. Con este éxito, además, firma la primera derrota doméstica rojiblanca del curso.

Con este éxito el Real Madrid firma la primera derrota doméstica rojiblanca del curso

Avalado por el 3-0 de la ida, una losa lo suficientemente pesada para un Atlético en su peor momento anímico del curso, el encuentro no dio ni para ficciones ni para fábulas. En todo caso, sí para fisuras. Fisuras estadísticas. Ya saben, las tres derrotas consecutivas rojiblancas. Y ese gol que se vuelve a resistir. Jugaba el Atlético, con hasta seis caras nuevas en su once, sin delanteros por las baja de Costa y Villa y la relativa confianza de Simeone en Adrián. Raúl García, cuando Cristiano ya había aprovechado la pena máxima de un inocente pero existente derribo de Manquillo (min 6), mandó un balón al poste izquierdo de Casillas (min 11).

Del 1-1 que no fue se pasó al 0-2 cuando Insúa derribó a Gareth Bale y Undiano decretó penalti. Un segundo penal que Cristiano volvió a aprovechar y que relativizó todo lo que quedaba por disputarse. Ante la falta de alicientes concretos, piques emergentes en el campo (como Raúl García con Xabi Alonso, más alimentado por el navarro que por el donostiarra) y en las gradas.

Con los jugadores camino del vestuario poco después de que el Cebolla marrase la otra gran ocasión local de la primera parte y de que una caída de Manquillo, desequilibrado por Cristiano, pusiera los pelos de punta al respetable por la antinatural forma con la que impactó su cabeza contra el suelo, un mechero alcanzó la cabeza del Balón de Oro. La tontería del día, da igual el estadio, da igual la afición. Las miserias del supuestamente "deporte rey".

La segunda parte supuso un destemplado y desapasionado ejercicio balompédico con la intensidad marcada por altibajos donde unos buscaron recursos a los que aferrarse más por orgullo que por otra cosa y otros gestionaron las rentas mientras desde el banquillo se apuntalaban los planes renove y las dosificaciones. Pocas ocasiones y algo más de postrero peso local. A saber: apretó Isco (min 52), Bale lo probó en una falta (min 65), Mario cabeceó y su balón se marchó lamiendo el palo (min 75), Cristiano buscó el tercero (min 71)  y Sosa tanteó de primeras a Casillas (min 83). Pero todo estaba decidido. Y las polémicas acabaron siendo, como el 3-0 de la ida, una losa adicional. Y el Madrid, a su trigésimo novena final copera.

Ficha técnica

0 - Atlético de Madrid: Aranzubia; Manquillo (Juanfran, min 46), Alderweireld, Miranda, Insua; Mario Suárez, Koke; Sosa, Diego (Adrián, min 46), ‘Cebolla’ Rodríguez; y Raúl García (Gabi, min 60).

2 - Real Madrid: Casillas; Carvajal, Varane, Sergio Ramos (Nacho, min 46), Arbeloa; Modric (Casemiro, min 66), Xabi, Illarramendi; Bale, Isco y Cristiano Ronaldo (Jesé, min 75).

Goles: 0-1 (min 6): Cristiano Ronaldo, de penalti; 0-2 (min 14): Cristiano Ronaldo, de penalti.

Árbitro: Undiano Mallenco (Colegio Navarro). Mostró tarjeta amarilla a Illarramendi (min 35), Arbeloa (min 42), Cristiano Ronaldo (min 43), Miranda (min 80).

Incidencias: partido de vuelta de las semifinales de la Copa del Rey celebrado en el Vicente Calderón ante unos 40.000 espectadores.