El TAS obliga a jugar a puerta cerrada al Atlético contra el PSV

  • Por los incidentes contra el Marsella.
  • Sin embargo, le retira la amenaza de suspensión.
  • Una pancarta nazi y la actuación policial, motivos de la sanción.
  • Encuesta ¿Es justa la sanción?
Uno de los aficionados implicados en los disturbio del Calderón. (EFE)
Uno de los aficionados implicados en los disturbio del Calderón. (EFE)
EFE

El Atlético de Madrid-PSV Eindhoven correspondiente a la fase de grupos de la Liga de Campeones se jugará finalmente a puerta cerrada, el 26 de noviembre, según confirmó en su fallo el Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS).

La delegación española, formada por el gerente Clemente Villaverde, el asesor jurídico Juan de Dios Crespo, y los jugadores Sinama-Pongolle y Paulo Assunçao, presentó ayer sus alegaciones a la sanción impuesta por la UEFA ante el tribunal del TAS, que estaba formado por el italiano Ruggero Stincardini, el español José Juan Pinto Sala y el suizo Ralph M. Zloczowes.

Rebaja de la multa eocnómica

No hay que olvidar que el equipo rojiblanco apela esta decisión ante el TAS, después de que el Comité de Control y Disciplina de la UEFA, en primera instancia, les sancionara con el cierre del Vicente Calderón (tres partidos en competición UEFA, éste último aplazado por un período de prueba de cinco años), una multa de 150.000 euros, que ha sido reducida a 75.000 euros, y la suspensión por dos partidos a Javier Aguirre por insultar a un jugador del Olympique de Marsella.

Sin embargo, el Atlético presentó recurso y en segunda instancia, el Comité de Apelación del máximo organismo continental tras la amplia documentación presentada por los colchoneros sobre lo ocurrido con los aficionados del Olympique de Marsella, rebajó la sanción, dejándola en un partido a puerta cerrada en el Vicente Calderón y otro más de suspensión supeditado a un período de prueba de dos años, manteniendo, eso sí, la multa de 150.000 euros y la sanción al entrenador mexicano.

Al no estar tampoco de acuerdo con esta sanción, ya que desde la entidad rojiblanca se recalca la inocencia en estos hechos, se apeló a la más alta instancia deportiva, el TAS, que finalmente no les dio la razón y les obliga a disputar el partido de 'Champions' ante los holandeses a puerta cerrada aunque sí ha reducido la sanción económica.

Retiran la amenaza de suspensión

El organismo retira el apercibimiento bajo vigilancia que mantenía los dos años siguientes y rebaja la multa de 150.000 euros a 75.000.

Aunque se había hablado de una posible sanción por racismo, la causa final ha sido la entrada de una pancarta ultra y la actuación policial.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento