Lequi
Lequi conecta el cabezazo que supuso el primer gol del Celta (EFE). Agencias

El conjunto de Pepe Murcia llega al tramo decisivo de la temporada con más voluntad que fútbol y tampoco tiene suerte con los arbitrajes.

No tiene juego por las bandas, porque ni el argentino Luciano Galletti ni el búlgaro Martin Petrov son capaces de romper la línea rival con criterio, y, en ausencia de Ariel Ibagaza, tampoco cuenta con quien ofrezca un buen pase decisivo.

Como también ha perdido la capacidad de sorpresa del argentino Maxi Rodríguez, autor de seis goles en los seis encuentros previos a su lesión hace un mes, fía toda su suerte al acierto de Fernando Torres o a la aparición de algún secundario afortunado.

No lo tuvo en todo el primer tiempo contra el Celta, que viajó al Calderón con las ideas claras; dos líneas defensivas bien definidas, un buen manejo de balón y suficiente llegada para crear peligro en las tres ocasiones en las que se plantó ante Leo Franco.

Fue el arquero argentino el hombre más decisivo de los rojiblancos en el tramo inicial, porque desbarató una clara oportunidad del brasileño Fernando Baiano en el primer minuto, rechazó un buen disparo de Silva, un cuarto de hora después, y abortó otra clara llegada del uruguayo Fabián Cannobbio, en el minuto 27.

El Atlético, mientras, tardó media hora en alterarle el pulso a Pinto, con un remate de cabeza de Fernando Torres

Aunque el equipo de Murcia suple la escasez de recursos con mayor fe y paciencia que en cursos anteriores, a veces, ni eso es suficiente, pese a que, como el Celta, el rival le ofrezca motivos para creer en la victoria.

Polémico arbitraje 

Demasiado conformista, el conjunto de Fernando Vázquez reanimó el juego de los locales al comienzo de la segunda parte, cuando quedaron retratadas varias de las supuestas estrellas de la plantilla rojiblanca.

Porque ni el serbio Mateja Kezman ni Galletti han respondido a las expectativas y lo saben.

Por eso, por ansiedad el primero (m.49) y falta de confianza, el segundo (m.52) desperdiciaron dos claras ocasiones de gol, dos acciones ante Pinto que pudieron cambiar el curso del partido.

No las aprovecharon y el Celta se encontró con el victoria de forma inesperada, tras un saque de esquina que remató de cabeza, Lequi, un ex rojiblanco dispuesto a volver a su antiguo club, que incluso pidió perdón a la grada (m.70).

Fue la puntilla, porque el Atlético tropezó con sus limitaciones y el partido terminó virando hacia el escándalo por otra polémica decisión arbitral.

Lizondo Cortés convirtió en penalti un tropezón de Iriney dentro del área y, después de que Leo Franco rechazase el lanzamiento de Fernando Baiano, mandó repetir la pena máxima, nueva ocasión que no desperdició el ariete brasileño, para asegurar un triunfo, rematado por el holandés De Ridder, que prácticamente desaloja de Europa a un Atlético que se siente maltratado por los árbitros.

Ficha del partido

Atlético de Madrid (0): Leo Franco; Velasco, Pablo, Perea, Antonio López; Galletti (Marqués, m.79), Gabi, Luccin, Petrov; Kezman, Fernando Torres.

Celta (3): Pinto; Angel, Contreras, Lequi, Placente; Núñez (De Ridder, m.69), Oubiña, Iriney, Silva (Méndez, m.87); Canobbio (Jonathan Aspas, m.57), Baiano.

Goles: 0-1: m.70: Lequi, de cabeza. 0-2: m.84: Baiano, de penalti. 0-3: m.94: De Ridder, al contragolpe

Arbitro: Vicente Lizondo Cortés (Comité Valenciano). Amonestó a los locales Galletti (m.45), Luccin (57), Perea (m.81), Petrov (m.82), Pablo (m.86) y al visitante Baiano (m.84). Incidencias: Partido de la trigésima primera jornada de la Liga de Primera División disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 55.000 espectadores.

NOTICIAS RELACIONADAS: