Vinokourov, con los colores del Astana
El exciclista kazajo Alexander Vinokourov luce los colores del Astana, del que es mánager, durante una de las jornadas de descanso del Tour de Francia 2014. NICOLAS BOUVY / EFE

Acaso por evitar males mayores, como pudiera ser que el actual campeón del Tour de Francia no pudiera acudir a esta edición, la Unión Ciclista Internacional no le quitará la licencia WorldTour al equipo Astana, algo que ya se daba por seguro semanas atrás.

Según adelantan este miércoles en La Gazzetta dello Sport, la comisión de licencias de la UCI ha optado por la desconocida fórmula de la "licencia provisional" para mantener a la formación kazaja en la élite.

Los positivos de los hermanos Valentin y Maxim Iglinskiy y los tres casos de dopaje registrados en la formación de cantera en un plazo de mes y medio, por no hablar del pasado del mánager Alexander Vinokourov o de la aparición de integrantes de la formación en las investigaciones antidopaje de Padua, no han sido suficiente argumento para el gobierno ciclista actual.

Anunciada oficialmente por la UCI a última hora de la tarde de este jueves, la decisión aporta adicionalmente un período de vigilancia intensa hasta finales de año, un matiz que no añade nada más que cierta formalidad al inmovilismo que ha caracterizado a todo este caso desde que en diciembre se confirmó la licencia.

El Astana acumula de momento siete triunfos, el último el de Mikel Landa en la Vuelta al País Vasco, el de Reim Taaramae en la Vuelta a Murcia y cinco firmados por el velocista italiano Andrea Guardini en el Tour de Langkawi (4) y el de Oman. Un guarismo superior al que reunía en estas fechas en los dos últimos años.