Una de las últimas agresiones contra los árbitros ha llegado a las agencias de noticias por la gravedad del método empleado. A un juez de línea de un partido de juveniles en la liga uruguaya le tiraron agua hirviendo. Lo hizo ayer un aficionado que estaba preparándose una infusión típica, mate.

Ocurrió en la primera división juvenil uruguaya y la víctima fue Hugo Collazo. Ganaba por 1-0 River Plate al Fénix en la categoría sub'16, en el campo Parque Ancap, y a falta de nueve minutos se produjo la agresión.

El juez de línea sufrió quemaduras de primer grado

Los hinchas están separados en este estadio por un alambrado, pero están cerca del terreno de juego. El agresor, un aficionado en las gradas donde estaban los seguidores del Fénix, le tiró a la espalda agua hirviendo que tenía en un termo con el cual tomaba mate (infusión típica).

El árbitro sufrió quemaduras en la parte posterior de la cabeza y tuvo que ser atendido en un sanatorio de Montevideo donde le diagnosticaron quemaduras de primer grado. Debido a la agresión se suspendieron varios partidos que tenían que disputarse en el mismo estadio después de este.

Según El País de Uruguay, el agresor le gritó varias veces al juez de línea "te voy a quemar".

La colegio de árbitros ha anunciado que va a analizar el caso en una reunión especial. Uno de los dirigentes de la asociación arbitral apuntó que estudiarán solicitar al Ministerio del Interior más protección policial en los campos de juego.