Arantxa Sánchez Vicario
Arantxa Sánchez Vicario. EP

La extenista Arantxa Sánchez Vicario acepta "como una gran responsabilidad y un honor" su cargo de capitana del equipo de Copa Federación, después de haber logrado como jugadora los cinco títulos del palmarés español, y confiada en la posibilidad de que vuelvan los trofeos.

"La Copa Federación ha sido muy importante para España, se ganó cinco veces, y tenemos que luchar por ver si se puede ganar otra vez. La RFET está dispuesta a formar un equipo ganador, con experiencia, ilusión y ganas por ver si podemos volverlo a lograr. Mi compromiso es grande y necesito que las jugadoras estén en la misma sintonía que yo para que salga todo mucho mejor", aseguró en su presentación.

El tenis no sale de la noche a la mañana y todo es importante a largo plazo

La catalana, que reconoció que se le hacía "raro" estar siendo la protagonista de un acto así, se mostró encantada con su nombramiento. "He aceptado la capitanía porque me hace muchísima ilusión, aunque es una gran responsabilidad y, a la vez, un honor. Doy las gracias al presidente y a todas las jugadoras que han pensado en mí para ocupar este cargo", indicó.

La exnúmero uno del mundo no dudó en pedir a la Real Federación Española de Tenis que impulse "un plan potente" para volver a situar a la 'Armada femenina' "al máximo nivel". "Hay que depositar confianza en los clubes donde nacen las jugadoras que hacen esto posible. Hay que hacer que el día de mañana se pueda hacer un equipo para, como se ha hecho en Davis, ganar la Copa Federación", recalcó.

De cara a 2012 confía en hacerlo "lo mejor posible" y no dudó en marcarse retos. "Nuestro objetivo principal es posicionar al equipo de Copa Federación para esta competición y para los Juegos Olímpicos, creo que podemos lograrlo. Espero empezar este camino que me hace muchísima ilusión", añadió.

Por otra parte, dejó claro que hay "muchas cosas por hacer" y por eso ha firmado por dos años. "El tenis no sale de la noche a la mañana y todo es importante a largo plazo. Empezando ya a hacer las cosas y bien, pues todo llega. Primero me centro en estos dos años y en hacerlo lo mejor posible para abrir el camino al éxito, luego ya veremos si sigo yo o no. Pero no tengo presión, en absoluto", recalcó.

"Ilusión no falta"

Después de vencer a Francia en el 'play-off' y volver al Grupo Mundial tras dos años en 'segunda', Sánchez Vicario sabe que tendrán una primera ronda "durísima" contra Rusia, pero "ilusión y ganas no faltan", de cara a la eliminatoria en Moscú de los próximos 4 y 5 de febrero.

"Rusia tiene entre dos o tres equipos. Va a ser muy duro, pero no tenemos nada que perder y la responsabilidad la van a tener ellas, porque son más favoritas. Nuestra época ya pasó, y ahora hay que pensar en el presente para formar un equipo ganador", comentó.

En cuanto a sus pupilas, está convencida de que hay equipo, lideradas por María José Martínez y Anabel Medina. "Carla Suárez tiene mucho talento y proyección, luego están Lourdes Domínguez, Arantxa Parra, Laura Pous, Nuria Llagostera, que se está centrando en dobles, y junto con Arantxa está jugando los torneos del circuito profesional y en su momento fueron número uno de dobles con María José. Las veo a todas capacitadas para hacerlo bien", añadió.

Por otra parte, la barcelonesa explicó que firmó hace unas meses la carta de las jugadoras contra la RFET porque el tenis femenino "se dejó más de lado", pero cree que tras hablar con Escañuela el tema está en vías de resolución. "Está dispuesto a escuchar las propuestas que tengo para mejorar la base del tenis femenino y llegar a tener grandes jugadoras como tenemos en hombres. Siempre he estado apoyando al tenis femenino y ahora el presidente también está de mi lado".

Por último, calificó como "una persona excelente" a su antecesor en el cargo Miguel Margets, con el que ganó cuatro de las cinco 'Fed Cups' que posee y ya está pensando en viajar al Abierto de Australia para iniciar los contactos con las jugadoras. "Esto hará que estemos unidas y con más fuerza", finalizó.