Ana Peleteiro
Ana Peleteiro celebra su medalla de oro en el triple salto de los Mundiales junior. EFE

Pocos resultados han revitalizado tanto el optimismo atlético, tendente al abatimiento en los últimos años, como el oro de Ana Peleteiro en el triple salto de los Mundiales júnior de Barcelona.

Los conceptos básicos los tiene, lo hace todo fácil

A sus 16 años, la gallega saltó 14,17 metros. Y de una tacada batió los récords nacionales juvenil y promesa.

"Siempre quiere superarse", destaca José Moure, el presidente, y uno de los fundadores, de la Asociación Atlética Barbanza, el club gallego donde se forja una Ana que llegó cinco años atrás al Barbanza con un par de experiencias en el cross y alguna más en los 80 metros lisos.

En el triple se centró hace tres. Su hijo Abelardo, Lardo, es su técnico. "Los conceptos básicos los siente propios, lo hace todo fácil", la elogiaba la plusmarquista Carlota Castrejana.

Un entorno sensato

Hija adoptada de una maestra y un jefe de recursos humanos en una empresa del sector del embalaje, Ana es extrovertida, coqueta, buena estudiante y está a la última en nuevas tecnologías y redes sociales. "Además ha ganado en humildad", señalan en su entorno.

Ha ganado en humildad y sus padres son gente muy sensata

Oro en los Juegos de la Juventud 2011, los que están junto a ella no se sorprenden: "Lleva todo el año saltando así". "Y sus padres son gente muy sensata", añade Moure, vecino y amigo del padre desde hace años; con él jugaba al baloncesto en sus años mozos.

Peleteiro anda estos días de vacaciones familiares por centroeuropa, pero es una pieza más de un club diferente. Pequeño. Artesano. Popular. Pasional. Pero con buenos resultados. "Aquí somos una gran familia", concreta Moure. Por eso tiene a su cargo a un grupito de prebenjamines. "Les enseña a coordinar y asimilar movimientos y esas cosas", concluye el 'presi'.

Un salto de mínima olímpica

Además de su triple plusmarca, Peleteiro logró la tercera  marca española (14,17 metros) tras las de Carlota Castrejana (14,64 m. en 2007) y Concha Paredes (14,30 m. en 1994) y hubiera sido mínima olímpica B.

La madrileña Patricia Sarrapio, que irá a los Juegos Olímpicos de Londres, saltó en 2011 14,10 m.