En rebeldía. Así está el brasileño del Sevilla Daniel Alves, quien se ha negado a viajar a Grecia para disputar con su equipo la vuelta de la eliminatoria de Champions League, contra el AEK de Atenas, y la Supercopa de Europa, contra el Milan.

"La actitud de Alves es una falta de profesionalidad y respeto con el equipo que le paga y para sus compañeros, ya que se han negado a hacer este viaje con el club", denunció José María del Nido, presidente de la entidad, en el aeropuerto de San Pablo de la ciudad hispalense.

Del Nido calificó de "personaje" a su jugador al señalar que no quiere que sea el protagonista actual del equipo. "No quiero que un personaje así focalice la atención en el estado anímico en el que nos encontramos", señaló en referencia al estado de salud de Antonio Puerta.

El presidente del Sevilla añadió que, con esta denuncia, quiere que se conozca al auténtico modo de actuar del defensa: "Lo pongo en conocimiento de la afición sevillista y de la opinión pública para que se sepa de la profesionalidad de Alves".