Fernando Alonso pasará a la historia como uno de los más grandes de la Fórmula 1, en buena parte por ser el sucesor en el palmarés del irrepetible Michael Schumacher. El asturiano ha participado en los recuerdos del 'kaiser' con motivo de su 50 cumpleaños, y de sus palabras se desprende una admiración y respeto absolutos.

"Mis batallas con Michael fueron los mejores momentos de mi carrera", resume Alonso en un vídeo publicado por los medios oficiales de la Fórmula 1. "Cuando era vencido o por el contrario cuando gané el Mundial o las carreras, lo que pasaba antes contra él, y después de correr contra Michael... fue todo menos intenso, nunca fue lo mismo", rememora.

Las peleas entre Alonso y Schumacher fueron de las más intensas que se recuerdan en los últimos años. El español lo resume con sencillez: "Ir rueda a rueda con Michael era duro. Era extremadamente difícil luchar contra él. Él sabía que era el más fuerte, sabía que era la leyenda y defendía esa posición en pista. Eso me daba una especie de mayor satisfacción, en cierto sentido, porque estabas compitiendo contra la leyenda".

Hasta tal punto tenía respeto por Schumacher, que Alonso admite que en sus primeras carreras contra el por entonces líder de Ferrari se sentía  "intimidado por Michael, especialmente al principio". "Cuando llegas a la Fórmula 1 y eventualmente compites con él, le dabas ese 5% de margen porque él era el jefe", sonríe al recordar el español.

No siempre guardó ese margen. De todas las veces que coincidieron en pista, hubo un momento que pasó a la historia: el adelantamiento en la 130r de Suzuka durante el GP de Japón de 2005. "Estaba planeado un par de vueltas antes. Me comprometí desde el principio de la recta para pasarle y nos teníamos mucho respeto", admite un Alonso que es razonablemente magnánimo cuando recuerda otro gran incidente entre ambos: la clasificación del GP de Mónaco de 2006.

De aquella carrera se recuerda, sobre todo, el 'aparcamiento' de Schumacher en la Rascasse, lo que acabó privando a Alonso de la pole (aunque luego sancionaron al alemán) "Fue muy tenso. No sé si lo hizo a posta o no. Obviamente en ese momento, pensando en el campeonato, si ves un punto débil o un movimiento fallido como ese, intentas enfatizarlo y hacerlo muy obvio, porque quieres hacer la batalla psicológica más fuerte. Nosotros intentamos ahondar en ese punto también, hacer muy evidente que había hecho algo muy malo, pero no sé si era tan malo o no", confiesa Alonso.

Ahora que el español está retirado y que ha visto cómo llega una nueva generación, puede hablar de lo que ha supuesto la figura de Schumacher en la historia del deporte de las cuatro ruedas. "El legado de Michael es mayor de lo que pensamos. Todas las generaciones de pilotos que estamos ahora en Fórmula 1 y las que están llegando son pilotos de Fórmula 1 por culpa de Michael. Él tenía ese poder de hacer las cosas más grandes", asegura.