Fernando Alonso
El piloto español de Ferrari, Fernando Alonso. EFE

Sebastian Vettel acecha más que nunca a Fernando Alonso en la (comprimida) lucha por el título de Fórmula 1.

Tras su victoria en Japón y el abandono del asturiano en la primera vuelta, el alemán echa el aliento en el cogote a un Alonso que se resigna a perder un título que hace unas semanas parecía claro.

"Será un campeonato de cinco carreras", dijo el piloto de Ferrari nada más acabar la pesadilla japonesa. Y eso es lo que queda. Alonso defiende la ventaja de cuatro puntos en las carreras de Corea, India, Abu Dabi, Estados Unidos y Brasil.

En Ferrari reconocen que Alonso tiene razón en sus quejas ya que llevan seis carreras sin mejorar el coche, algo que ha aprovechado Red Bull para iniciar una trayectoria ascendente en la lucha por el Mundial.

Alonso deberá, pues, afrontar ahora lo que él mismo denominó un 'mini-campeonato' ante un Vettel que —después de haberle arrebatado todas sus plusmarcas de juventud y, en la última carrera (Abu Dhabi), el título de 2010— vuelve a cruzarse en su camino. Ni Hamilton (casi descartado), ni Raikkonen (aparentemente).

Fernando lidera con 194 puntos, cuatro más que el germano y con 37 sobre Raikkonen, que sin haber hecho mucho ruido, opta a un título que ganó en la última carrera de 2007 (con Ferrari). Hamilton es cuarto, a 42, y también querrá decir algo en las últimas cinco carreras de un Mundial que se reanudará el próximo fin de semana en Yengoam, donde se disputará el Gran Premio de Corea del Sur.