Fernando Alonso celebra su victoria en presencia de Ron Dennis.
Fernando Alonso celebra su victoria en presencia de Ron Dennis (EFE). Carmen Jaspersen/EFE
De poco le ha valido a Fernando Alonso su gran exhibición en el circuito de Nürburgring y el haber recortado doce puntos en dos carreras a su compañero Lewis Hamilton; de casi nada le sirve plantar cara a la
creciente pujanza de Ferrari; es inútil demostrar que es el mejor piloto: Ron Dennis, patrón de McLaren, sigue con su idea de dar las mismas oportunidades al bicampeón y a Lewis Hamilton.
Lo que sí quedó claro en Nürburgring es que las relaciones entre Alonso y Dennis son frías

Gran parte de la prensa española se pregunta si no sería más inteligente darle de una vez por todas los galones al español y otorgarle el apoyo incondicional que no ha tenido hasta ahora.

Pero Ron Dennis no cambia el discurso cuando se le pregunta por la cuestión: "A lo largo de los años he aprendido que el mejor camino es la igualdad de oportunidades para los dos pilotos y decisiones limpias y claras dentro del equipo".

Fría relación

Alonso asume la decisión aunque le cueste entenderlo. El español tiene claro que las cosas no van a cambiar: "Yo creo que la carrera de Nürburgring no marca ningún punto de inflexión en el Mundial. El campeonato es largo y lo ganará quien sea más regular".

Lo que si quedo claro en Nürburgring es que las relaciones entre Alonso y Dennis son frías. Lo vienen siendo desde el Gran Premio de Mónaco, cuando Ron Dennis minimizó la victoria de Alonso en el Principado.

En Nürburgring hubo, además, un detalle que alimenta el debate sobre el distanciamiento entre los dos: cuando la carrera tuvo que ser neutralizada, Dennis se acercó a Hamilton, que estaba en las últimas posiciones, para darle apoyo y se olvidó de Alonso, que luchaba por la victoria.

Tras bajarse del coche, Alonso se fue a celebrar la victoria con los mecánicos y ni tan siquiera saludó a su patrón cuando éste le esparaba en las escaleras que suben hacia el podio.

Más tarde, después de la carrera, Dennis alabó primero el comportamiento del coche y después la conducción de Alonso. Un motivo más para el distanciamiento.