Hamilton y Alonso en Brasil
Hamilton y Alonso, tras la salida en el GP de Brasil. (EFE) efe

Kimi Raikkonen se ha proclamado campeón del mundo, después de conseguir la victoria en el Gran Premio de Brasil, seguido de su compañero de equipo Felipe Massa y de Fernando Alonso.

El británico Lewis Hamilton, que tuvo problemas mecánicos cuando transcurrían diez vuelta del gran premio y ocupaba la octava plaza, no pudo materializar la remontada desde la última posición y terminó la carrera en séptimo lugar, insuficiente para sumar los cuatro puntos que le hacían falta para mantener el título.

El milagro de Alonso fue una realidad durante 53 vueltas del gran premio, en las que Alonso rodaba tercero y Hamilton undécimo, con Raikkonen en la segunda plaza, pero finalmente Kimi superó a Massa en el segundo repostaje de Ferrari y logró el título por un punto de diferencia con el británico y el asturiano.

Kimi suma 110 puntos, Hamilton 109 y Alonso 109, en tercer lugar
McLaren firma su mayor fracaso al no conseguir que ninguno de sus dos pilotos se alzara con el título: Raikkonen 110 puntos, Hamilton 109, Alonso 109.


Salida espectacular

Todo comenzó con una magistral salida de Alonso en la que adelantó tras la segunda curva al piloto británico. En ese momento, los Ferrari lideraban la carrera, ya que Kimi había adelantado a Hamilton previamente y secundaba a Massa.

En la salida, Kimi adelantó a Raikkonen y Alonso a Hamilton. Luego el inglés se salió y cayó a la octava plaza

Tras la primera curva, Hamilton se abrió demasiado y Alonso aprovechó para rebasarle por el lado bueno de la curva. Tercero y cuarto, todo en orden y Hamilton seguía siendo campeón, hasta que en la siguiente curva, Hamilton intentó superar al bicampeón de forma arriesgada y llegó pasado a la cuarta curva, por lo que se salió y pasó a ocupar la octava plaza.

Problemas eléctricos

El morbo se multiplicó en la décima vuelta, cuando el británico sufrió dos apagones en el sistema eléctrico de su monoplaza, que obligaron a reducir la marcha de su coche sustancialmente. Pese a todo, pudo retomar la marcha sin la necesidad de entrar en boxes ni de abandonar y se situó decimoctavo. Desde ahí, el piloto inglés comenzó su remontada que de poco le sirvió al final de la carrera.

Kimi superó a Massa en su segunda parada y se alzó con el título
Tras el nuevo fiasco de Hamilton, la carrera discurrió con Massa liderando, seguido de Raikkonen y de Alonso. El asturiano estaba muy lejos de los Ferrari y todo apuntaba a que sería algo imposible que materializara un adelantamiento, pero este resultado le bastaba a para alzarse con el campeonato.

Segundo repostaje, definitivo

Massa entró al falta de 21 vueltas, por lo que situaba a Raikkonen como líder de la carrera y del Mundial. Alonso iba tercero, por detrás de Massa. Tres vueltas tuvo el finlandés para rodar lo más rápido que pudo para, a falta de 18 vueltas, adelantar a Massa en la salida de boxes.

Era la última parada del finlandés y todo quedaba en manos de Hamilton, que fue incapaz de terminar quinto para rehacerse con el campeonato.