Gracias a un tanto de Götze en la segunda parte de la prórroga, la selección de Alemania conquistó su cuarta estrella de campeona mundial en una final, la del Mundial de Brasil, que pasará a los anales del balompié más por la enjundia de los contendientes que por el nivel desplegado por unos y otros. Si España, cuatro años atrás en Sudáfrica, se convirtió en la primera selección europea que ganaba fuera del Viejo Continente, Alemania es desde este domingo la primera que lo hace en Suramérica.

Un clásico mundial. Y una reedición de la final de Italia 1990 con el mismo resultado y campeón. Una final a arreones, anclada entre la espesura y la vertiginosidad, mucho más presente la primera, y con mucho juego embarullado. Schweinsteiger se convirtió en el adalid del exceso de celo argentino y, sobre todo en la prórroga. Muchos palos para el medio del Bayern con la connivencia del colegiado italiano Rizzoli, nefasto en esa gestión.

Un poste alemán

Pese a la baja de última hora de Khedira, quien se lesionó durante el calentamiento, Alemania intentó desplegar sobre el césped un ejercicio de cordura a su forma de hacer, pero chocó con una Argentina muy bien plantada que, a la contra, iba lanzando sus avisos. En un duelo sin desparpajos y con exceso de acercamientos, mandaba Alemania y sin embargoel peligro era más argentino. La mayoría de las mejores ocasiones llegaron en jugadas que Rizzoli acaba decretando en fuera de juego, como el gol anulado a Higuaín correctamente (min 29) o como una anterior de Müller.

Argentina, en una jugada que se encontró (y falló) Higuaín tras un error de Kross, disfrutó de su mejor ocasión (min 20) con permiso de otra por la banda de Messi que sacó bajo palos Boateng. Una de Schürrle ante Romero quedó en anécdota de no ser por un cabezazo de Howedes, tras un córner, que repelió el poste en el descuento predescanso.

Ocasión de Palacio

El fútbol dio un paso atrás en la segunda parte, pese a las apariciones de Messi o el atrevimiento de Schürrle, bien como tirador bien como asistente. El orden argentino contuvo los arreones teutones para mandar el duelo a la prórroga cuya primera parte resultó inicialmente eléctrica y en la que Palacio marró (min 94) una gran ocasión ante Neuer.

Ficha técnica:

1. Alemania: Manuel Neuer; Philipp Lahm, Jerome Boateng, Mats Hümmels, Benedikt Höwedes; Cristoph Kramer (Andre Schurrle, m.32), Bastian Schweinsteiger; Thomas Müller, Toni Kroos, Mesut Özil (Per Mertesacker, m.120); Miroslav Klose (Mario Gotze, m.88). Seleccionador: Joachim Löw.

0. Argentina: Mariano Romero; Pablo Zabaleta, Ezequiel Garay, Martín Demichelis, Marcos Rojo; Ezequiel Lavezzi (Sergio Agüero,. m.46), Lucas Biglia, Javier Mascherano, Enzo Pérez (Fernando Gago, m.86); Lionel Messi, Gonzalo Higuaín (Rodrigo Palacio, m.77). Seleccionador: Alejandro Sabella.

Gol: 1-0: m.113: Mario Götze.

Árbitro: Nicola Rizzoli (Italia). Amonestó a los alemanes Schweinsteiger y Höwedes y a los argentinos Mascherano y Agüero.

Incidencias: Final de la vigésima Copa del Mundo de fútbol disputada en el estadio Maracaná de Río de Janeiro, ante 74.738 espectadores. Veintitrés grados centígrados y 65 por ciento de humedad al comienzo del partido