Marina Alabau y Blanca Manchón
Marina Alabau (i) y Blanca Manchón, compañeras de entrenamiento. ARCHIVO

Las windsurfistas sevillanas Marina Alabau y Blanca Manchón son amigas y rivales en los campos de regatas. En este mes se han proclamado campeona mundial y campeona de la Copa del Mundo, respectivamente. Además, entrenan juntas. Su relación es competitiva, pero de respeto. Sin malos rollos.

Marina Alabau: "¡A mí que no me saquen del agua!"

Marina AlabauBIO (31-08-1985, Sevilla) A principio de mes se proclamó campeona del mundo en Weymouth (Inglaterra).

Parece que en Sevilla viven las mejores windsurfistas.
No es casualidad. Blanca y yo llevamos compitiendo juntas desde los diez años.

¿Qué tal se llevan?
Somos amigas y tenemos un pique que nos hace crecer a las dos.

¿Qué se siente al ser la número 1 de un deporte?
Nada especial. Desde pequeña siempre he estado ahí. Lo veo como algo normal.

Yo me quedé contenta con el diploma olímpico. Lo conseguí en las peores condiciones para mí¿Compensa el título mundial la decepción del cuarto puesto de los Juegos de Pekín’08?
Yo me quedé contenta con el diploma olímpico. Lo conseguí en las peores condiciones para mí: poco viento y olas grandes.

¿Qué hace cuando no está encima de una tabla?
¡A mí que no me saquen del agua! Si no hago windsurf, practico kite o surf.

¿Y le gusta la montaña?
No. Este invierno fui a los Alpes a hacer snow y me agobié. Todo parece muy pequeño. No hay horizonte ni sol.

¿Le sigue gustando viajar?
Ya no tanto. Ahora, en vacaciones, vuelvo a casa, donde no estoy nunca.

Ahora, en vacaciones, vuelvo a casa, donde no estoy nunca

¿Cuál es el lugar más bonito que ha conocido?
Nueva Zelanda. Las montañas son verdes, el césped llega hasta el mar, islitas, volcanes...

¿Su comida preferida es el pescado?
Me gusta mucho, pero como de todo. También me encantan el gazpacho y el puchero, un guiso que se hace con arroz, garbanzos, carne, patata, zanahoria y tocino.

Manchón: "Navegaba en la barriga de mi madre"

Blanca ManchónBIO Nació en Sevilla hace 22 años. El pasado fin de semana se proclamó en Weymouth (Inglaterra) campeona absoluta de todas las clases en la Copa del Mundo.

Entrenando juntas, ¿existe rivalidad entre vosotras?
Sí, y eso hace que seamos mejores cada día porque yo tengo lo que a ella le falta y ella tiene lo que me falta a mí.

Siempre he estado en un ambiente rodeado de mar, playa, viento y deportistas

Su familia está muy vinculada a la vela. ¿Quién le inculcó el amor por el mar y el viento?
Siempre he estado en un ambiente rodeado de mar, playa, viento y deportistas. La primera vez que navegué fue con ¡3 meses!, en la barriga de mi madre.

¿Cuál es su lugar preferido para entrenarse?
El Puerto de Santa María, en Cádiz. Es donde mejor se está del mundo y donde me siento en casa.

La mejor playa que ha visto…
Alacati, en Turquía, una cala secreta de arena blanca entre dos montañas gigantes.

¿Quién le da los mejores consejos?
Mi padre: ¡Siempre tiene razón!

¡Mucho Betis! Aunque en mi casa somos tres contra uno, ya que mi madre es sevillista

¿Se puede vivir del windsurf?
Está claro que no somos futbolistas, así que para vivir de esto tienes que ser la mejor. Y eso es lo que intento.

¿Sevilla o Betis?
¡Mucho Betis! Aunque en mi casa somos tres contra uno, ya que mi madre es sevillista.

¿Cuál es su sueño?
Conseguir una medalla de oro en unos Juegos y disfrutar en el camino hacia ello.

Suele posar para marcas de ropa, ¿le gustaría algún día ser modelo?
Si me da por crecer medio metro y me quitan los músculos, claro (ríe).