Al-Ghandour
Fernando Hierro protesta en 2002 ante el árbitro egipcio Gamal Al-Ghandour. EFE

"El árbitro Moreno y el método Sepp". Así titula este viernes la portada del Corriere della Sera su reportaje sobre un posible amaño de partidos durante el Mundial de Japón y Corea, disputado en 2002, tras conocerse este semana los escándalos en torno a la FIFA y la detención de siete de sus miembros por supuesta corrupción y aceptación de sobornos.

El diario publica que la Federación Internacional arregló partidos durante el campeonato y recuerda el escándalo en la eliminación de Italia ante Corea del Sur, uno de los dos países anfitriones, con las acusaciones de amaño al árbitro ecuatoriano Byron Moreno.

Uno de los directivos de la FIFA que ha sido detenido es Jack Warner, exvicepresidente del organismo y además el designador del árbitro egipcio Al-Ghandour para los cuartos de final contra España en aquel Mundial, un cruce en el que fue eliminada la selección española dirigida entonces por Camacho, precisamente ante el equipo surcoreano.

También en este partido hubo críticas a la actuación arbitral —anuló dos goles de 'La Roja', a Fernando Morientes y a Iván Helguera— y acusaciones de amaño. "Muchos dijeron que yo había recibido regalos de los coreanos. Soy egipcio y no puedo aceptar ningún tipo de chantaje", manifestó hace unos años el colegiado egipcio.