Olazabal
Olazabal, en una parte del recorrido. (Efe) Efe

A una semana del comienzo de la Ryder Cup, Tiger Woods fue tumbado como un humano más en su vuelta al Mundial Match Play en Wentworth; mientras que el trío formado por Harrington, Clarke y Olazábal, europeos de la Ryder que participan en el Abierto de Madrid, sacaron pecho tras la primera ronda en La Moraleja II.

Así, el irlandés Padraig Harrinton hizo 5 bajo par (67 golpes), el norirlandés Darren Clarke reapareció con 4 abajo (68) y Olazábal, aunque con lagunas, firmó una menos del par (71).

El mejor en el estreno madrileño fue el francés Jean Francois Lucquin, con 65 golpes, y empatados en la segunda plaza, a un golpe, se situaron el surafricano Darren Fichardt y el onubense Miguel Angel Martín.

Olazabal y Jiménez, algo irregulares

Olazábal y Miguel Angel Jiménez, por su parte, derrocharon golpes por el campo. El primero sin dominar el 'driver' y el andaluz estrellado en los pares cinco.

El malagueño Jiménez, pese a terminar con uno bajo par, no logró "birdie" alguno en los hoyos largos.

Olazábal, por su parte, tiró la vuelta en dos hoyos consecutivos -sendos dobles 'bogeys'- del tramo final. Agua en un par 3 y un fuera de límites en el siguiente 'tee' arruinaron su vuelta. Desde el pasado 6 de febrero, en la segunda ronda del FBR Open, Olazábal no cometía semejante secuencia negativa.