Abascal (izda.) y Bustos
El exatleta José Manuel Abascal (izda.), en un entrenamiento con su pupilo David Bustos, campeón de España de 1.500 m, en el Parque Natural de las Dunas de Liencres (Cantabria). AB

"Tú, tranquilo. El fruto amarga antes de madurar". Estas palabras fueron las que convencieron a David Bustos, campeón de España de 1.500 m con 23 años, para entrenarse con José Manuel Abascal, antiguo atleta que en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984 logró el bronce en el milqui, la prueba referente del atletismo español. El cántabro quiere que el mallorquín repita éxitos parecidos y por eso es su entrenador desde hace un mes.

Él es mucho más rápido de lo que lo era yo", asegura Abascal

"Mi pareja es de Cantabria y el último año ya pasaba más tiempo aquí que en Mallorca, donde estaba mi antiguo técnico, Johny Ouriaghli. Finalmente, me he mudado y lo mejor era cambiar de entrenador para tener a alguien más encima. La mejor opción era Abascal", afirma el atleta, que vive en Castañeda, cerca de Torrelavega.

Abascal asegura que Bustos "no ha alcanzado la plenitud y vamos a trabajar para llevarle hasta ella en los JJ OO de Río 2016. ¡Qué menos que esté en la final!". "Una vez allí daré el 200% y todo puede pasar", responde su nuevo pupilo.

Cambio de entrenamiento

Bustos, que no pudo acceder a las semifinales de los últimos Mundiales de Atletismo de Moscú por un par de tropezones, reconoce que "un cambio siempre supone una nueva motivación. Agradezco el trabajo que ha hecho Johny conmigo, pero es bueno probar cosas nuevas. Ya veremos cómo resulta porque sé que me estoy arriesgando". El mayor cambio será la forma de entrenar.

Me falta
su dureza", comenta Bustos

"Su entrenamiento será muy diferente al que llevaba. Será parecido al que yo hice en mi carrera deportiva. Por ejemplo, trabajaremos más la fuerza en el gimnasio y menos en las cuestas. Me chocó que David nunca hubiera hecho pesas. También es rápido, pero tiene que serlo más", comenta José Manuel Abascal.

Bustos reconoce que "el 90% de la base de entrenamiento para coger fondo es la misma que en la época de Abascal. Con los años se han introducido algunos detalles como la técnica de carrera o vallas, pero la cantidad de kilómetros, las cuestas que hacemos, las series... son las mismas. Antes quizá se competía más, pero va por gustos y depende mucho del objetivo del año o del criterio del entrenador".

¿Atletas parecidos?

"Él es mucho más rápido de lo que lo era yo. Le considero un talento que debe ser debidamente pulido. Ha puesto su futuro deportivo en mis manos y, por lo poco que hemos podido trabajar, le considero un chaval muy majo, muy disciplinado y muy trabajador", asegura Abascal.

"Me falta su dureza. José Manuel hacía ataques muy largos y yo, hasta ahora, confiaba más en mi velocidad en el último 200. Él es valiente y yo reservado. Tengo que perderle el miedo a estar delante, reaccionar cuando se dan codazos, mejorar tácticamente y tirar en el último 500", dice Bustos.

Sin embargo, la gran diferencia entre ambos es el avance en los controles médicos y en la tecnología aplicada a los materiales de entrenamiento y competición. "Son cada vez más ligeros, más ergonómicos y menos incómodos. Por ejemplo, el nuevo calzado sirve para prevenir lesiones y entrenar más. Las articulaciones sufren menos, pero lo que al final te hacer correr más de verdad no son todas estas cosas, sino las piernas", resume el atleta balear. Su entrenador añade y sentencia: "Como siempre ha sido. Eso no ha cambiado".

Madrid 2020 agudiza la crisis

Toda la preparación de cara a Río estará condicionada por la crisis. Y más después de que a Madrid no le hayan dado los JJ OO de 2020. "Es un palo muy grande. A los atletas nos hubiera venido muy bien, pero no nos queda otra que seguir subsistiendo", lamenta Bustos.

Lo de Madrid 2020 es un palo grande, un batacazo", reconocenNo obstante, Abascal apuesta por reponerse de "este enorme batacazo". "Los jóvenes van a ver su truncada su proyección porque habrá menos inversión, menos patrocinadores, menos becas y peores instalaciones. Tendremos que apretarnos el cinturón y seguir por afición, casi como amateurs, sobreponernos y trabajar el doble. No hay que desmoralizarse", declara un técnico que entrena el campeón de España "de manera gratuita" y que por las mañanas trabaja como coordinador de deportes del Ayuntamiento de Santa Cruz de Bezana.

Predestinados

Si el destino es cierto, el futuro de David Bustos se teñirá de metal olímpico en Río 2016. Al igual que su nuevo entrenador, el atleta balear paró el crono por primera vez en 3:34 con 22 años -su mejor marca es 3:34.77- y, con esa edad, también fue eliminado en la primera ronda de su debut en unos Juegos, en Londres 2012, como Abascal en Moscú 1980. En su siguiente cita olímpica, Los Ángeles'84, Abascal se colgó el bronce.