El Valencia sueña con la Copa: pasa a semifinales gracias a un gol de Hugo Duro

  • Un gol de Guedes y otro de Hugo Duro dieron ventaja a los de Bordalás. El tanto amarillo lo hizo Lucas Pérez.
Guedes, en un partido el Valencia.
Guedes, en un partido el Valencia.
AFP7 / Europa Press
Guedes, en un partido el Valencia.

El Valencia quiere la Copa delRey, y está a tan solo dos pasos de meterse en una final tres años después de aquella que jugó –y ganó– ante el Barça en 2019. El Cádiz plantó batalla y puso las cosas muy difíciles, pero los de Bordalás se acabaron llevando el billete para las semifinales gracias a un gol en el tramo final de Hugo Duro.

El técnico alicantino no dudó en meter en el campo a dos de los refuerzos del mercado invernal. Cömert entró en el mermado centro de la defensa y Bryan Gil revolucionó el ataque che desde la izquierda. El catalán fue una pesadilla durante todo el choque para la zaga gaditana.

Tras un inicio de dominio local pero sin ocasiones claras, en una jugada aislada llegó el primer gol. Hugo Duro le ganó la partida a Juan Cala en un balón dividido, condujo hasta el borde del área y le cedió el balón a Guedes, que no falló en el mano a mano ante el meta David Gil.

Mestalla comenzó a ver cerca las semifinales, y vibró con las acciones de Bryan Gil. Un caño suyo levantó a un público ansioso de disfrutar del incisivo extremo.

Pero tras el descanso, las cosas se complicaron para el Valencia, que se conformó con la pequeña renta y lo pagó claro. En un córner sin aparente peligro, Cómert agarró de la camiseta a Cala y el VARavisó a Alberola Rojas, que tras ver la acción señaló penalti. Desde los once metros, no perdonó el recién llegado Lucas Pérez, que empató. Otro córner llevó el pánico a Mestalla, de nuevo con Cala como protagonista. El central golpeó el balón como pudo con una pierna y este dio en el palo y llegó manso a Jaume Domenech.

Bordalás movió el banquillo –el otro fichaje, Ilaix Moriba, también debutó– y el Valencia volvió a tomar el mando del choque, aunque sin crear demasiado peligro a una zaga gaditana muy bien plantada.

Y de nuevo un córner movió el marcador. El balón pasó cerca de varios defensores que no acertaron a despejar y Hugo Duro, casi sin querer, remató de cabeza como pudo para poner por delante de nuevo a los valencianistas.

Quedaban algo más de diez minutos, tiempo en teoría suficiente, pero el Cádiz no fue capaz de crear peligro ante un Valencia bien plantado en el terreno de juego y que no sufrió para sellar su pase a las semifinales, que serán a doble partido, y hacer soñar a la afición che con un nuevo título tres años después.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento