El Real Madrid se lleva el derbi ante el Atlético a ritmo de Vinícius y asesta un gran golpe en la Liga

El Madrid celebra el gol de Asensio en el derbi.
El Madrid celebra el gol de Asensio en el derbi.
EFE

Golpe de autoridad del Real Madrid en el derbi y en la Liga. Su victoria ante el Atlético de Madrid fue una demostración más de su gran solidez y tremenda pegada en un choque de gran igualdad pero en el que siempre dio la sensación de que discurría por donde querían los blancos. El resultado aumenta la diferencia entre el líder y el campeón –ahora es de 13 puntos con un partido menos los colchoneros– y deja a los de Ancelotti con ocho puntos de renta sobre el segundo, el Sevilla.

Comenzaron los de Simeone muy metidos en el choque, agarrando el balón y no dejando que los blancos impusieran su juego. Eso sí, tampoco se vio incómodo a los blancos, que pese a no tener el balón, no recibía ocasiones de gol y esperaba su oportunidad pacientemente. A los tímidos acercamientos del Atlético –un centro desde la derecha de Llorente y un disparo muy alto de Cunha– respondieron los blancos de manera contundente. Modric robó en el medio, Asensio lanzó a la carrera a Vinícius y el centro desde la derecha del brasileño lo remató de semivolea Benzema, que demostró que forzar su presencia tras su lesión era un riesgo necesario.

Así fue el gol de Karim Benzema

Gol de Benzema

La pegada del Madrid, su letal dúo, había comenzado a decantar un choque intenso, duro, jugado de poder a poder. El gol hizo que los blancos crecieran en su juego y movieran bien el balón, mientras que el Atlético no renunció, como era obvio, al ataque. Una falta en la frontal lanzada por Griezmann rumbo a la escuadra fue la mejor ocasión de los colchoneros, mientras que Vini la tuvo para ampliar la diferencia en un buen pase de Casemiro, pero Oblak tapó el único ángulo que tenía el brasileño y evitó el tanto.

Tanto Ancelotti como el Cholo movieron el banquillo en el descanso. El primero por precaución, no quería arriesgar más con Benzema. El segundo, por necesidad, necesitaba más mordiente arriba y por eso entró Joao Félix por un desaparecido Griezmann, además de Lemar por Carrasco. Los cambios de nombres revolucionaron a un Atlético que encontró en el joven delantero luso a su guía en ataque. Un disparo de Joao lo repelió Courtois, que de nuevo tuvo trabajo en un disparo de Cunha a pase, como no, del portugués.

El partido había cambiado claramente de signo, pero de nuevo castigó el Madrid cuando mejores sensaciones encontraba su rival. Jovic condujo una contra a la perfección, de nuevo Vínicius desequilibró –esta vez desde la izquierda– y su pase lo recogió la zurda letal de Asensio, que no perdonó con un chut raso, cruzado y preciso.

Así fue el gol de Marco Asensio

Gol de Marco Asensio

Quedaba todavía más de media hora y Simeone miró de nuevo al banco: Luis Suárez al campo.

El Real Madrid replegó, el Atlético dominó, aunque pese a ello la sensación era que el partido se jugaba a lo que querían los blancos, que sembraban el terror cada vez que pisaban el campo rival ante un equipo colchonero que no sabía cómo meter mano a la sólida defensa local. Lo intentó Lemar con un par de faltas envenenadas, pero de nuevo apareció un imperial Courtois. Entre medias, rozó el tanto Vinícius en otra gran jugada colectiva.

Apretó el Atlético en la recta final, pero con la sensación de que ya era por inercia, el derbi se quedaba en el Bernabéu.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento