Fabio Quartararo, el 'Diablo' que vino como antítesis a Marc Márquez, ya es el rey de MotoGP

Fabio Quartararo, durante una carrera
Fabio Quartararo, durante una carrera
AFP7 vía Europa Press

No se puede calificar de sorpresa que Fabio Quartararo se haya convertido en el campeón del mundo de MotoGP de 2021. Es de esos pilotos que estaban llamados a conquistar el título, pero mientras otros se fueron diluyendo, él confirmó las expectativas con dos carreras de margen.

A sus 22 años, 'El Diablo' (conocido así por el dibujo que su padre le colocó en el casco al inicio de su carrera deportiva) se ha convertido no sólo en el primer francés en ganar el título de la máxima categoría del motociclismo, sino que también es el primer 'hijo' de Valentino Rossi que se proclama campeón.

Quienes conocen a Quartararo saben que su diabólico mote tiene mucho de real con su idiosincrasia. No es casual que ese dibujo de su padre recuerde a la que el ínclito Roberto Locatelli, campeón del mundo de 125cc en el 2000 (Fabio tenía poco más de un año): agresivo, arriesgado y rápido como pocos.

Aunque muchos le miraban con suspicacia cuando era un niño que estaba empezando, no explotó hasta bien entrada su adolescencia. En 2014 empezó a despuntar al proclamarse campeón del FIM CEV Repsol, y un año más tarde aterrizó en el Mundial de la categoría de la mano del equipo Estrella Galicia 0,0, cantera entre otros del propio Marc Márquez.

Su primer año no fue ni mucho menos bueno: pocos podios, actuaciones mediocres y una expulsión/dimisión (depende de a quién le pregunten) que le hizo aceptar la oferta del Leopard. De ahí pasó a Moto2 con Sito Pons, un auténtico 'cazatalentos'... pero en su primer año en la categoría de plata, cero podios. La alargada sombra de convertirse en otro francés que fracasaba en las dos ruedas empezaba a pesarle.

No pudo mantener su "estatus" en el equipo de Pons y optó por dar un nuevo salto de estructura para recalar en el equipo Speed Up del italiano Luca Boscoscuro, con quien logró su primera victoria de Moto2 en el circuito de Barcelona y otro podio seguido en la cita neerlandesa del TT de Assen.

Con sólo una victoria en Moto2 y otro podio, Quartararo dio el salto a MotoGP. Yamaha veía en él a un heredero perfecto para un Rossi que cada vez se acercaba más a la retirada. Necesitaban pulir un diamante para batir a Marc Márquez, el 'enemigo' declarado.  

El ímpetu de "El Diablo", convertido ya en la gran promesa de la 'Next Gen', se convirtió en una letal regularidad que no fue suficiente para batir a Joan Mir en el extraño 2020, pero sí para dar el salto al primer equipo de Yamaha: la suerte estaba echada.

Después de una irregular campaña en la que acabó 8º al final, en 2021 su gran objetivo no fue otro que convertirse en un martillo pilón: es el único piloto que ha logrado puntuar en todas las carreras que se han disputado hasta el momento, incluidas cinco victorias y diez podios.

El primer título ha acabado con una sequía que se antojaba demasiado larga para Yamaha, y ahora lo tendrá que confirmar. Queda por ver qué pasará en 2022. Como siempre ha pasado en su carrera, en torno a Quartararo son todo dudas: ¿aguantarán las Ducati como candidatas? ¿dará un paso adelante Honda y, sobre todo, Márquez? ¿Resistirá 'el Diablo' como el gran coco?

Mostrar comentarios

Códigos Descuento