La escalada se estrena en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021: 10 consejos para iniciarse en este deporte

Imagen de archivo de un rocódromo.
Imagen de archivo de un rocódromo.
PXFUEL

La escalada es uno de los deportes que ha pasado este año a ser, por primera vez, olímpico en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020-2021. Así, los expertos de esta disciplina podrán participar en el gran evento deportivo y disputarse las medallas de campeones, en las tres categorías que serán bloques o bouldering, velocidad y dificultad.

Muchos de los deportes que pasan a ser olímpicos comienzan a despertar un mayor interés entre personas de todo tipo, por lo que conviene conocer algunas de las recomendaciones y consejos para los principiantes que quieran iniciarse en la escalda. 

10 recomendaciones para hacer escalada

Lo primero que hay que tener en cuenta para empezar a hacer escalada es que lo mejor es acudir a un centro o rocódromo donde haya profesionales que puedan guiarnos para dar los primeros pasos, sobre todo, en lo que se refiere a seguridad. 

Además, en estos rocódromos cubiertos se podrá alquilar el material, es decir, las cuerdas, las sujeciones o arnés, el casco, las rodilleras y el resto de elementos que sean necesarios para hacer las ascensiones sin peligro, además de poder optar a clases personalizadas en algunos de los centros de escalada.

Por otro lado, antes de empezar con las ascensiones, lo primero que hay que hacer es calentar. El calentamiento es imprescindible antes de cualquier deporte, centrando los ejercicios en la movilización de las articulaciones y en los estiramientos del cuerpo en general. Esto evitará posibles lesiones. 

Tras estos consejos, llega el momento de ponerse a escalar. Tal y como explican desde Indoorwall, hay que prestar más atención a los pies que a las manos:  "Cuando vayas a mover un pie no cambies la mirada hasta que el pie esté apoyado en la presa. Trata de pisar solamente con el dedo gordo del pie, con precisión, como si llevases un pincel en la punta del pie de gato", explican.

Por otro lado, en cuanto a los brazos hay que tratar de "llevarlos lo más estirados que puedas (así te cansarás mucho menos y podrás escalar, aprender y disfrutar más). Busca 'colgarte' de las presas en lugar de traccionar de ellas. Haz secuencias cortas, de pocos movimientos, y bájate para evitar que tus antebrazos se congestionen y te impidan seguir escalando", continúan aconsejando. 

Cuando se coja soltura y se pase a los bloques, poco a poco, se podrá ir cogiendo más altura y se podrá empezar a escalar en las vías dentro del rocódromo. 

Esto sirve para coger soltura y, una vez que el principiante ya tenga una base, se puede salir al exterior a escalar. La ventaja de escalar en exterior es que se puede disfrutar de la naturaleza al máximo, descubriendo nuevos lugares y zonas de escalada.

En estos lugares se debe empezar a realizar ascensiones muy sencillas, muy despacio. Es conveniente acudir con una persona que ya sepa de escalada o, por lo menos, que conozca bien la zona, asegurándose de que sabe poner el descuelgue, asegurar con Grigri o hacer el ocho. 

Uno de los puntos clave para la escalda es la confianza. Hay que fiarse de uno mismo, del acompañante y del equipo de seguridad. Caerse o tener un pequeño accidente de vez en cuando no debe suponer una pérdida de confianza, sino una forma de aprendizaje. 

Ganar la confianza necesaria, practicar mucho y conseguir la técnica de amarre correcta hará que, poco a poco, se puedan conseguir retos más difíciles. Sin embargo, siempre hay que tener presente que escalar al aire libre conlleva ciertas dificultades y que nunca hay que exponerse al peligro cuando no se tenga una total seguridad. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento