Nikola Jokic, el MVP de la NBA más peculiar: así es el niño gordito rechazado por el Barça fan de Pokemon

  • El serbio de Denver Nuggets se ha convertido en el drafteado más alto, el 41, en ser nombrado jugador más valioso.
  • Sexto no americano en lograrlo y primer pívot desde Shaquille O'Neal en el 2000.
Nikola Jovic, durante un partido con Denver Nuggets
Nikola Jovic, durante un partido con Denver Nuggets
EFE

La NBA ha hecho oficial lo que ya muchos preveían: el serbio Nikola Jokic ha sido nombrado MVP de la temporada 2020-21, con 971 puntos. Ha superado a Joel Embiid (586) y a Stephen Curry (453).

El pívot ha cuajado una campaña espectacular con Denver Nuggets, con unos promedios de escándalo: 26,4 puntos, 10,8 rebotes y 8,3 asistencias por partido. Se convierte así en el sexto jugador no americano en ser galardonado con este premio, y en el drafteado en un puesto más alto, el 41. Además, es el primer pívot en lograrlo desde el año 2000, cuando fue elegido Shaquille O'Neal.

La elección de Jokic como MVP es una ocasión perfecta para trazar un pequeño perfil de él, ya que es peculiar en muchos sentidos. Su sentido del humor le han hecho ser muy querido, tanto por sus compañeros como por sus fans e incluso sus rivales y los aficionados contrarios.

Su elección en el draft, en 2014, ya fue extraña, porque no se vio por televisión. En el momento en el que le nombraron, la televisión americana estaba en publicidad y se vio con un faldón en la retransmisión. Él estaba durmiendo.

Pasó su infancia en la ciudad de Sombor, muy cerca de la frontera de Croacia, donde por suerte no tuvo que sufrir mucho la guerra de los Balcanes. Allí pudo crecer y desarrollarse, si bien el baloncesto no le atraía mucho: le gustaban más los caballos. Desde siempre fue un niño gordito, tendente al sobre peso, aunque muy corpulento.

Aunque se le notaban maneras, su físico hizo que algunos clubes le rechazaran. Entre otros, el FC Barcelona por el que estuvo a punto de fichar en 2019 antes de irse a la NBA. Durante la pandemia perdió más de 20 kilos y eso fue clave. Se centró en ponerse a tono durante el parón y en la reanudación de la competición se notó.

Entre sus hilarantes ruedas de prensa tras un partido, hubo una que quedó marcada. Cuando le preguntaron qué había estado haciendo durante un fin de semana, él respondió que se hizo un maratón de más de cinco horas viendo Pokemon en televisión.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento