La reflexión del campeon de la Fórmula E sobre los pilotos de pago: "Nadie paga por jugar en el Real Madrid"

  • Antonio Félix Da Costa compite (y cobra) actualmente en la Fórmula E, pero ha probado un IndyCar.
Antonio Félix Da Costa, piloto de Fórmula E
Antonio Félix Da Costa, piloto de Fórmula E
DS Techeetah

El automovilismo es una de las disciplinas más caras del deporte, tanto para las escuderías (los coches en sí, el equipamiento, mecánicos, viajes, etc.) como para los pilotos, que muchas veces se sufragan los gastos (especialmente en las categorías inferiores) y tienen que aportar un patrocinador o directamente un maletín de dinero para garantizar la continuidad en la competición. 

Si un corredor es de este último grupo, se le conoce como "piloto de pago". Muchas veces, su dinero compensa su escasa calidad en pista, como por ejemplo Lance Stroll, cuyo sitio en la Fórmula 1 se explica gracias a que su padre Lawrence ha comprado el equipo Racing Point, y después se ha hecho con Aston Martin.

Sin embargo, hay otros casos en los que la calidad no es suficiente. Incluso para pilotos contrastados, como es el caso de Antonio Félix Da Costa. Este ya veterano piloto, de la generación de Carlos Sainz, tuvo que salirse del camino de la Fórmula 1 ante la irrupcion deMax Verstappen entre otros. El portugués era un prometedor piloto de la cantera de Red Bull, pero se quedó sin hueco en el Gran Circo, no tenía un patrocinador o un maletín para llamar a la puerta de otro equipo y tuvo que buscarse la vida fuera. Aterrizó en el campeonato de monoplazas eléctricos, la Fórmula E, donde ha conseguido este año llegar a lo más alto para proclamarse campeón a falta de dos carreras.

Al igual que otros corredores de esta categoría, la compagina con otras como el Mundial de Resistencia (ha disputado varias 24 horas de Le Mans ya) y recientemente ha probado un coche de la IndyCar, del equipo Rahal Letterman (uno de los más potentes). Pese a que lo hizo muy bien, no tiene interés en aterrizar en el certamen estadounidense, no tanto porque no le atraiga, sino porque no está dispuesto a convertirse en un piloto de pago.

"Me interesaría una situación en la que todos ganan si hay una empresa que quiere patrocinar a un piloto y el piloto puede aportar eso al equipo. Eso es beneficioso para ambos, para el piloto y el equipo", ha confesado a Motorsport.com tras el test en Estados Unidos. 

"Pero no quiero estar en una posición en la tenga que llamar a las puertas de las empresas para intentar competir. He sido piloto profesional durante los últimos siete años. Nadie pagaría dinero por jugar en el Real Madrid: si quieren a ese jugador, tienen que pagarle para que vaya a jugar allí", puso de ejemplo. "Así es como lo veo: esto sigue siendo un deporte, los pilotos están jugándose la vida para montar un espectáculo, no deberían tener que pagar por ello", zanjó al respecto, sobre uno de los grandes (y eternos) problemas de los deportes de motor.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento