De Las Eurosupremas

Son como la tía segunda que de vez en cuando nos visita y nos sigue tirando de los mofletes diciendo «cuánto has crecido»; como tres monovolúmenes de diseño provocativo; como un cuadro de Rubens pasado por Chueca; como manolas en déshabillé a la espera de que les coloquen la peineta; como camareras de bar de carretera de la Ruta 66... son Las Supremas de Móstoles, y aspiran a representar a España en el Festival de la Canción de Eurovisión.

Pues mire usted, amigo, cuentan con toda mi simpatía, con mi apoyo moral y con mi SMS el día que canten en las galas de clasificación. Es más que lujuria, lo de estas tres hembras se ha convertido en religión, en religión eurovisiva. Un desmadre cárnico al servicio del pentagrama. Y seguro que cantan hasta bien...

Vivan Las Supremas de Móstoles... mujeres que entran en la historia junto a la empanadilla de Encanna de Noche. Lo popular nos hace libres, y Las Supremas tienen todos los elementos para convertirse en ganadoras de Eurovisión.