¡Quiosqueros unidos!

Ante el escaso margen comercial que les otorga la prensa de pago y las editoriales poderosas, varios vendedores de prensa alicantinos se asociarán en breve. Hartos de recortar cupones, de acumular vajillas, sacacorchos, recetas, orinales, libros sobre la situación del congrio en Argentina y películas peores que un entierro; hastiados de eliminar cartones y abarrotar sus tiendas de novelas terribles para cobrar miseria, estos verdaderos semidioses, este proletariado callejero con confusa conciencia de clase, se afiliará (parece) a la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos de UGT. Quieren vivir, reclaman dignidad, y el actual ambiente económico, el desplome en sus ventas y el cierre de bastantes quioscos les impulsa a ansiarlo. Atrás quedaron las grandes cenas navideñas de algún diario a tocateja que hoy no les da ni uvas; un margen de apenas 10 céntimos por DVD o pegotes románticos y apenas el 3% de las tarjetitas de Subús. Muy poco para quienes trabajan como burros y abren 14 horas. También los domingos.