Ensañamiento radical

Lo que no me parece bien es el ensañamiento descarnado que se está haciendo con el tema. Sobre todo, cuando las cosas no son como dicen. La asociación Defensor del Paciente envía a los medios una carta criticando el programa cada día, pero curiosamente aún no ha puesto ninguna denuncia. Lanzan gravísimas críticas en las que acusan al formato de ilegalidad en los contratos, de haber dañado la salud de una de las participantes, de contratar a médicos no cualificados...

Sin embargo, sabemos que esta asociación tiene conocimiento del personal médico que trabaja en este programa desde mucho antes de que empezara. La productora se aseguró de que estos médicos no tuviesen ni una mancha en su expediente, como es lógico. No hay irregularidades en los contratos y los daños ocasionados a una de las participantes se resumen a una pequeña alergia. A pesar de todo, yo espero que retiren este bodrio por falta de audiencia.