Lluvias: entre el bien y el mal

Las lluvias son muy bien recibidas, dan un respiro al campo y aumentan la capacidad de los embalses entre otras cosas, pero también dejan en evidencia que Alicante es la provincia que registra más apagones y cortes de luz, y en la que más ha empeorado la calidad del suministro eléctrico.

También hay que tener en cuenta que es la provincia donde más aumentó la demanda. Seguramente, sea el resultado del fenómeno inmobiliario, que me hace pensar que quizá se lo llama boom porque nos hará volar a todos por los aires. 

 Tantas urbanizaciones modernas, cimentadas en una infraestructura pobre. Iberdrola dice que está invirtiendo para mejorar el servicio y eso es lo que debe hacer, y dejar de eludir todas las responsabilidades, justificando las subidas de los recibos con el argumento de lograr un consumo más responsable. Al final, tanto anhelar una buena lluvia en la provincia para después tener que arrepentirnos.