Madame Bovary

Sinopsis

La pasión por las novelas románticas ha convertido a Emma Rovault en una mujer muy enamoradiza. Sus anhelos de encontrar el gran amor y vivir un matrimonio tan romántico como apasionado parecen cumplirse cuando se casa con el doctor Charles Bovary. Sin embargo, la vida en la ciudad, así como su anodina relación con Charles, distan mucho de cómo lo había soñado. Insatisfecha, Emma iniciará varias relaciones extraconyugales que, aun así, no colman sus deseos, hasta el punto de casi desquiciarla.

Madame Bovary es la segunda película de la realizadora francesa Sophie Barthes (Cold Souls). En esta ocasión, Barthes continúa con su gusto por aunar literatura y cine, y si en su ópera prima sus personajes afrontaban una adaptación de una obra de Chéjov, en esta ocasión es ella misma la que lleva a la gran pantalla la emblemática novela homónima de Gustave Flaubert. En la película, Barthes dirige un drama de época que se empeña en ser fiel a su obra referente sin renunciar a un tratamiento moderno de la psicología de sus personajes.

Mia Wasikowska (La cumbre escarlata) se pone en la piel de Madame Bovary, una mujer llena de contradicciones que se debate entre una ilusión inalcanzable, que alimenta sus insatisfechos deseos, y el aburrimiento de la vida real. Junto a ella encontramos un reparto formado por el nominado al Oscar Paul Giamatti (Straight Outta Compton), que repite con Barthes tras su debut, Ezra Miller (Las ventajas de ser un marginado), Henry Lloyd-Hughes (Anna Karenina) o Rhys Ifans (Lío en Broadway), entre otros.