Definitivamente, quizás

Definitivamente, quizás

Sinopsis

Will Hayes es un treintañero a punto de divorciarse. Su hija Maya, de diez años, le pregunta sobre su vida amorosa y a él no le queda más remedio que explicarle por qué se casó con su madre. Will revive su pasado como un cuento de hadas, presentándose como un tipo idealista que buscaba triunfar en la política y poniendo nombres en clave a sus novias, para que Maya adivine cuál es su madre. La pequeña comprende lo difícil que es al amor, pero Will se da cuenta de que nunca es tarde para ser feliz.

"Definitivamente, quizás" es una comedia romántica que por su estilo y argumento se asemeja a un cuento de hadas moderno. Adam Brooks, guionista de la segunda parte de "El diario de Bridget Jones", se pone al frente de la cámara para rodar una película que propone un juego: reconstruir la vida sentimental del protagonista a través de los amores de su pasado sin desvelar, hasta el final, con quién se casó. Resulta extraño ver a un hombre protagonizar este tipo de historias y, aún más, ver cómo ésta transcurre en el mundo de la política, pero el resultado es, cuanto menos, original.

Ryan Reynolds, el actor de "¡Marchando!" y "Ases calientes", es el encargado de contarle su vida amorosa a su hija, la jovencísima Abigail Breslin (Pequeña Miss Sunshine). Las tres mujeres en la vida del la protagonista son una joven apolítica a la que da vida Isla Fisher (Cásate conmigo), la eterna novia universitaria Elizabeth Banks (Spider-Man 3) y una periodista inconformista interpretada por Rachel Weisz (El jardinero fiel).

Últimas películas del director Adam Brooks