¿Qué valor tiene nuestra vivienda?

El precio de la vivienda se ha puesto a un nivel inalcanzable. Lo que se hace es calcular cuánto se debe de pagar de hipoteca al mes y considerar si se dispone de lo suficiente. Una vez comprada, uno presume de que posee una propiedad, cuando en realidad lo que se posee es la parte que haya amortizado más la posible plusvalía.


Como la hipoteca suele ser abierta, si en el transcurso de la vida se tiene necesidad de algún dispenso inesperado, se puede recurrir a pedir un aumento del importe hipotecario, por lo que se hace muy difícil disminuirla.


Si queremos cambiar de casa obtendremos la cantidad de lo que hemos amortizado más la plusvalía, e imaginamos que hemos obtenido beneficios, pero deberemos emplearlo todo en la adquisición de la nueva vivienda y nos veremos obligados a aumentar la deuda hipotecaria que teníamos.