La intimidación empresarial

Todos sabemos, porque estamos hartos de oírlo, que vivimos una situación de crisis importante y que según las perspectivas durará aún bastantes meses. Ante este aciago panorama algunas empresas, como una Caja con sede en el norte de España, se dedican a lanzar mensajes intimidatorios a sus empleados pidiéndoles más horas de trabajo y más dedicación a cambio de no dejarles en el paro.

El acoso que ejercen algunos ejecutivos es digno del argumento de una película de cine negro

Me asombra que cuando esa entidad bancaria ha tenido resultados excelentes no ha llamado a sus empleados y les ha dado una prima por productividad y ahora cuando ha fallado la estrategia marcada por los ejecutivos de altas esferas, no de los pobres empleados, se les machaca y se les culpa de la morosidad y se les obliga a hacer labores que distan mucho de las definidas en sus puestos.

La situación económica es problema y responsabilidad de todos aunque haya sido causada por la ineptitud y avaricia de unos cuantos, por lo que estas prácticas tan lejanas a la moralidad y a la profesionalidad deberían desaparecer o estar penalizadas legalmente. Solo espero que pase este nefasto momento cuanto antes porque el acoso que ejercen algunos ejecutivos es digno del argumento de una película de cine negro.