Mejor ser preso para estudiar en la UNED

Eso saqué ayer en claro al leer la noticia de que 1.028 reclusos estudian en la UNED y las carreras más demandadas son Turismo y Derecho. Imagino que los presos que hayan elegido turismo no les quitará el sueño el saber que este año han cambiado más de 4 libros, lo que implica gastarse unos 50€ de medio por libro a lo que se suma la matrícula.

Cuando la UNED debería dar facilidades a las personas que cursan carreras, nos vemos lidiando con los autores de los libros que nos piden no fotocopiar, no escanear, no difundir sus libros. Entonces mejor nos hacemos presos y todo gratis, ¿no? Una UNEDversitaria indignada.