El escándalo del bofetón

Es una vergüenza que, además de no tener una Justicia de calidad, se produzcan casos como el de la madre que abofeteó a su hijo. Ahora le aumentan la condena por darle un bofetón, por reprenderle en su labor educadora. Muchos padres entenderán esto, porque está claro que a un hijo hay que guiarle.

Indigna que los jueces no vean lo que está tan claro a veces 

No es bueno pegar a los menores ni maltratarlos, por supuesto, pero todos nos hemos llevado en nuestra vida algún que otro bofetón. Y para colmo hay ciudadanos, como el del caso Mari Luz o tantos otros que van violando o maltratando, que están absueltos de toda pena. Es indignante que los jueces no vean lo que está tan claro a veces. Así sólo crean escándalo social. Esa madre tiene toda mi comprensión, y la de muchos, seguro.