Fumar en libertad

Yo soy fumador esporádico, pero fumador, igual que soy bebedor, conductor, usuario de Internet, y me considero perseguido.

Hemos pasado a ser unos delincuentes, ¡cuánta hipocresía! Yo pienso que si es tan malo el tabaco, que lo prohíban directamente. Pero, claro, eso no interesa, porque del tabaco se recaudan miles de millones en impuestos. Hay otra cuestión: lo que nos gastamos en intentar dejar de fumar, ¿qué sería de los fabricantes de parches, chicles, terapias a 95 euros la sesión para dejar de fumar?

Lo que es realmente malo no es el uso, es el abuso. Si yo me bebo dos copas de vino fenomenal, si me bebo 3 tetrabricks de Don Simón, pues soy un alcohólico. Si me como una docena de almejas, genial; si me como cuatro kilos, me quedaré sin blanca y me explotará el acido úrico.

Pasa igual que con los coches, es increíble que no se pueda circular a más de 120 km por hora, y qué casualidad, hay lista de espera para adquirir vehículos de gran cilindrada, que alcanzan esa velocidad en primera. ¿Por qué no prohíben también su venta? Es como una película de Fellini, la hipocresía de esta sociedad. Un poco más de respeto entre todos es lo que nos hace falta y a fumar con libertad.