Política del agua

La política del agua consistente en trasvases es, a largo plazo, perjudicial para la ecología y afectará en gran medida a la salud de las personas y demás especies; además, asistiremos a una guerra por el agua que ya se está iniciando y que terminará mal. Las desaladoras tampoco son la solución definitiva.

No sé si habrá que inventar otra tecnología, pero sí hay que escuchar a los ecologistas para crear una política verdaderamente ecologista que incluya infraestructuras que ayuden a la gente a tener una vida autosuficiente y ecológica; y a otros para que puedan cambiar de empleo o negocio por sus remordimientos ecologistas o en defensa de los animales, sin que falte una política de aprovechamiento adecuado de los recursos hídricos.