Debate para sordos

Es curioso que en un debate donde está planificado al milímetro hasta el último detalle, como la altura de las sillas o el reparto de turnos, nadie se acordase de los sordos.

Ninguna de las ocho cadenas que retransmitió el duelo Zapatero-Rajoy tuvo el gesto de ofrecer subtítulos para sordos. Mucho hablar de Ley de Dependencia, de política social y de igualdad, pero detalles como éste demuestran la falta de interés hacia este colectivo. ¿Acaso los sordos sólo valen para ponerse el dedo en la ceja en el spot promocional? Sus votos son igual de válidos y deberían haber tenido un mayor acceso a las propuestas de los candidatos en dicho debate. Sería lo justo.