Cómo decir las cosas

El otro día, en la estación de metro de Universitat llegó un convoy. Al subir la gente, una voz por megafonía nos instó a desalojar los vagones. Lo repitió dos o tres veces, con voz preocupada.

Empezamos a salir y se oyeron murmullos, y nervios. De repente, la megafonía: «Este convoy esta averiado». Creo que ante estas situaciones hay que ser muy cauto con lo que se dice y cómo se dice. Desde el primer momento tendrían que habernos dado el motivo.