Le quito la cruz

Soy cristiano desde siempre, pero el tema del condón, de los homosexuales, de la religión en la escuela, del papel de la mujer en la Iglesia y un montón de temas más me tienen cada vez más desanimado y descontento con esta Iglesia.

Me siento mucho más a gusto luchando en los movimientos sociales y políticos por un mundo mejor que en las parroquias, donde ya me han quemado hasta la saciedad.

Es por todo ello por lo que he decidido escribirle una carta a la Conferencia Episcopal, manifestándole mi enorme descontento con la Iglesia, advirtiéndoles de que están alejando a muchos hombres y mujeres de buena voluntad de la Iglesia y diciéndoles que, por primera vez en mi vida como contribuyente, voy a quitar la cruz en el IRPF a la Iglesia.