Mi mascota y yo (1)

Trabajo de recepcionista, aunque estudié para pianista. Kenny significa mucho para mí. Se lo regalé a mi novio Pedro por nuestro aniversario, pero, como no pudo quedarse en su casa, se vino a la mía y me trajo un poco de su amor. Es un adorable seductor de brillante pelo negro, muy inteligente y bastante inquieto. Parece que te va a comer, pero lo que quiere es abrazarte con la ternura de un ser humano. Comparte mi cariño con Mickey, un medio caniche blanco de 14 años, que era el rey de la casa y, ahora, es mi otro rey. Pero, los muy peludos, no se han unido ni para la foto. Al menos, en mi corazón, lo están.