Empleo juvenil con hipocresía

El Ayuntamiento de Madrid presume de aplicar medidas para mejorar la calidad de vida de los jóvenes, entre ellas fomentar el empleo no precario. Habitualmente, el Ayuntamiento contrata a muchos de sus trabajadores a través de empresas de servicios, cuyos empleados son, en su mayoría, población joven. Estas empresas, en general, ofrecen contratos basura y salarios risibles que, paradójicamente, a menudo ni siquiera permiten acceder a servicios para jóvenes ofertados por el propio Ayuntamiento.
Si realmente al Ayuntamiento le importan los jóvenes de su ciudad, ¿por qué contrata empresas que hacen justo lo contrario de lo prometido? ¿Hipocresía política? ¿Amiguismo irresponsable? Al parecer, sólo basta con que parezca que le importan ciertos colectivos.