La jornada continua, nuestra salvación

Que haya voces detractoras de la jornada continua escolar me plantea la duda de si es que no tienen hijos, no trabajan o tienen a alguien en casa para llevarlos al cole. Como no es mi caso, yo los dejo en el colegio a las 7.50 h y los recojo a las 15.10 h.
Pienso en mis hijos, de tres y cinco años, sobre todo cuando los levanto a las 7.00 h, pero gracias a este horario, cuando llegamos a casa, duermen siesta, lo que no podrían hacer si saliesen a las 17.00 h. Además, existe la opción de las actividades extraescolares para los padres que trabajen por la tarde. Si lo que les molesta es que los profesores tengan la tarde libre, creo que se la merecen. ¿Acaso ellos no tienen hijos y derecho a disfrutar de ellos?